PD América
Joseph Michael López y Natalie Bollinger. EF

El hispano Joseph Michael López deberá pasar los próximos 48 años en la cárcel, condenado por matar a una joven de 19 que publicó un anuncio en Craiglist buscando los servicios de una persona que estuviera dispuesta a pegarle un tiro en la nuca.

Joseph Michael se declaró culpable de asesinato en segundo grado tras llegar a un acuerdo con la fiscalía, recibió la pena máxima para dicho delito y evitó ser condenado a cadena perpetua por el homicidio de Natalie Bollinger de 19 años, indica CBS News.

El anuncio que subió la joven señalaba que ella iba a proporcionar el arma, que debía recibir un disparo en la nuca mientras estaba arrodillada y luego de rezar.

López contestó al aviso y previo al asesinato se enviaron decenas de mensajes para definir todos los detalles.

El sujeto cambió varias veces su versión de los hechos e incluso en un momento le dijo a la policía que se reunió con la joven con la intención de convencerla de que no terminara con su vida, apunta broomfieldenterprise.com.

Además, también aseguró que Natalie se había suicidado, pero cuando los "registros telefónicos mostraron que su celular había estado en el área donde se encontró el cuerpo" terminó contando la verdad.

El fiscal Ally Baber calificó a López como un "depredador" y manifestó:

"No respondió como ser humano, ya que primero podía haber llamado al 911 para denunciar el aviso y que tuvo muchas horas para hacer lo correcto y salvar su vida pero decidió asesinarla".

Según la investigación, el hombre pasó a buscar a Natalie a su casa, luego condujo su coche por horas para encontrar un lugar en un área boscosa y ahí, López señaló que finalmente la joven lo "convenció" que le disparar en la cabeza.

La autopsia determinó que Natalie "murió de una sola herida de bala en la cabeza y que tenía una dosis potencialmente letal de heroína en el torrente sanguíneo".

El padre de la joven se mostró indignado por el acuerdo con la fiscalía que evitó que López pasara el resto de sus días en prisión, lo calificó como un "escupitajo en la cara de familia":

"no hubo justicia".