PD América
Miguel Bosé en su más reciente presentación en Cabo San Lucas. YT

La desagradable sensación dejada por Miguel Bosé en la gala de los Grammy Latinos el pasado 15 de noviembre generó numerosos comentarios, el cantante estaba fisicamente afectado y con la voz afónica, así que era muy esperada la reaparición del cantante.(Miguel Bosé reaparece en los Grammy Latinos y deja aterrados a sus fans)

"Una simple afonía", aseguraban en su entorno discográfico, quitando importancia a las condiciones físicas del artista. Los críticos musicales especularon en su día que la actuación de Bosé en el pasado Festival de Viña del Mar había sido en playback, pero todo indica que este sábado en México cantó en vivo y en directo.(Asi es Juanpa Zurita, el influencer mexicano que se ha convertido en el nuevo 'amor' de Miguel Bosé)

Últimamente Miguel Bosé publica cada día en su cuenta de twitter mensajes optimistas y alegres de los encuentros con amigos y las fiestas a las que asiste en la capital mexicana, donde está viviendo con sus dos hijos mayores desde que rompió con su ex pareja Nacho Palau.(Miguel Bosé sufre un duro revés judicial ante su expareja Nacho Palau)

Y hace cuatro días, el sábado 1 de diciembre de 2018, Miguel Bosé y sus músicos se subieron al escenario de Sabor a Cabo 2018, un festival gastronómico y musical que se celebra cada año en el Cabo San Lucas, la localidad costera de la Baja California mexicana.

"Yo vengo a ser el postre de esta magnífica comida, disfrútenme", dijo Miguel a las 4.000 personas que abarrotaban el recinto, cada uno de los cuales pagó 300 dólares por la entrada para oírle repasar algunos de sus grandes éxitos, muy al gusto de su público mexicano.

Bosé cantó en directo, con la voz bastante recuperada y, según algunos medios locales, alegre y tranquilo, aparentemente ajeno a la demanda que había recibido horas antes de parte de Nacho Palau, su novio de los últimos 26 años y registrado como padre oficial de los dos hijos menores que en realidad criaban entre ambos hasta el estallido de su crisis.

Un juzgado de Valencia ha admitido a trámite la denuncia del escultor contra Bosé, en la que reclama que el cantante le pague los trabajos que hizo para varias de sus empresas y exige ver a los dos niños mayores que viven con Bosé en México, considerados públicamente por el cantante como hermanos de los que Nacho Palau aportó a la pareja y que después de la separación viven con el escultor en Valencia.(Jesús Vázquez hunde a un Miguel Bosé que no termina de tocar fondo)

Hace dos meses que Miguel Bosé no pisa España pero cuando el tribunal le cite para el juicio no tendrá más remedio que enfrentarse a su pasado y a su presente.