PD América

En redes sociales se ha viralizado la historia de una novia originaria de Filipinas llamada Shine Tamayo, quien en el día más importante de su vida fue estafada de la peor manera que te pudieras imaginar. (Mano de palos a una boda gay por el 'sacrilegio' de recrear una icónica fotografía de guerra)

Para su boda, Shine y su ahora esposo Jhon Chen, contrataron a una empresa que se encarga de organizar eventos para que ellos no tuvieran que preocuparse por nada de lo relacionado a ese día. Para cerrar el trato, los novios entregaron como adelanto una buena suma de dinero y el día del evento terminarían de liquidarlo. (La boda de José Ortega Cano y Ana María Aldón; los invitados, las ausencias y más detalles)

Pero jamás se imaginaron que ese día, todo les saldría mal. Primero, la persona a la que la empresa contrató para realizar el banquete nunca llegó, por lo que los novios, de último minuto, se vieron obligados a comprar comida de un restaurante que había al lado del salón en donde celebraron la fiesta.

La culminación de este desastre llegó cuando al momento de partir el pastel, la novia se dio cuenta que se trataba únicamente de un pedazo de unicel decorado con betún, lo cual hizo que terminara por explotar en un llanto desconsolado.

La mayoría de las personas que han visto este video han sentido una gran empatía con esta novia por el fraude del cual fue víctima.