PD América
Pobreza en Estados Unidos. YT

A pesar de que casi durante seis años consecutivos en Estados Unidos se han creado casi dos millones de empleos al año y que con ello se logrado responder a una población en crecimiento luego de la crisis producida por la burbuja inmobiliaria en 2007, hay muchos hogares que siguen sin ver mejoras en su economía.(Estados Unidos: la policía asesina a tiros a un hombre frente a su hija de 12 años)

En 2016, casi 41 millones de personas (el 13% de la población) vivían en la pobreza frente al 15% registrado durante el punto álgido de la recesión en 2010.

Entonces, ¿quiénes son aquellos clasificados como pobres?

En EE.UU., el ingreso medio en un hogar de cuatro personas es de US$91.000.

Sin embargo, utilizando la medida oficial de pobreza basada en los ingresos antes de pagar impuestos y las necesidades nutricionales, las familias de cuatro miembros en situación de pobreza tienen un ingreso familiar de menos de US$24.300 al año.

Esto puede parecer alto en comparación con los países que el Banco Mundial clasifica como de ingreso medio-bajo, que son aquellos con un Producto Nacional Bruto per cápita de entre US$1.000 y US$4.000.

Pero tanto el alto costo de la vida en EE.UU. como la creciente brecha con las clases medias pueden resultar en una vida difícil para los pobres de este país.

Además, el ingreso medio de las familias que viven en esta situación está muy por debajo del umbral de la pobreza (US$9.600 por año).(El cheque de lotería más 'triste' entregado en Estados Unidos)

De aquellos viviendo en situación de pobreza, las cifras de 2016 muestran que hay unos 13,3 millones de niños.

A medida que la población ha envejecido, el número de personas mayores de 65 años en la pobreza ha aumentado a 4,6 millones, si bien su tasa de pobreza -situada en el 9%- es menor que entre las personas en edad de trabajar (de 18 a 64 años).

Es este grupo en edad de trabajar el que ofrece quizás la imagen más sorprendente: casi 23 millones de personas -casi el 12%- viven en la pobreza.

La realidad es que más de la mitad de los adultos en edad de trabajar que vive en la pobreza no se ha incorporado al mercado laboral.

De los empleos creados, muchos son de hotelería, administración, salud e informática; aunque algunas de las áreas más afectadas por la recesión como la construcción y la producción en fábricas aún no se han recuperado por completo.

Una fotografía de la población activa en EE.UU. deja al descubierto varias diferencias entre la sociedad:

  • La tasa de empleo de las mujeres ha vuelto a niveles anteriores a la recesión (55%).
  • La población negra fue más afectada por la recesión y se recuperó más rápido, pero aún tienen más probabilidades de estar desempleados que los estadounidenses blancos.
  • Las mujeres con una educación secundaria o inferior tienen más posibilidades de quedar fuera de la población activa.
  • Los hombres fueron más afectados durante la recesión y su regreso al trabajo ha sido más lento (ahora está empleado un 66% de ellos).

En parte, esto puede ser consecuencia de la caída de los salarios entre quienes ganan menos, que ahora tienen un ingreso medio de US$31.100.(Estados Unidos ordena chequeos médicos a todos los menores migrantes tras la muerte del segundo niño)

Es posible que muchos de quienes no forman parte de la población activa tengan dificultades para encontrar empleo si el gobierno no interviene de manera significativa.

Más de la quinta parte de las personas en edad de trabajar que viven en la pobreza están clasificadas como personas con discapacidad, y otro 15% se dedica a cuidar a otras personas.

Para que más cuidadores logren un empleo se requeriría de una mayor disponibilidad y financiamiento de los servicios de cuidado de niños, mientras que muchos adultos con discapacidad pueden necesitar más apoyo o tratamiento.

No obstante, la distribución desigual de la pobreza es sorprendente:

  • Las familias afroestadounidenses que están en la pobreza (22%) son el doble que las familias blancas.
  • 19% de las familias hispanas están en situación de pobreza.
  • Las mujeres (14%) tienen más probabilidades de estar en la pobreza que los hombres (11%).
  • Las tasas de pobreza van del 11 al 14% en las grandes regiones del noreste, sudeste, centro-oeste y oeste del país.
  • Muchos condados, principalmente en el sureste y suroeste, tienen tasas de pobreza de más del 25%.