PD América
Homicidio

Un amor tóxico. Un hombre de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado de Chiapas (México), enterró viva a su esposa después de que ella le pidiera el divorcio. Ahora, un juez le ha condenado a 51 años y tres meses de prisión, por delito de feminicidio y secuestro agravado. (La casita del horror: Una pareja asfixia a sus cuatros bebés y los entierra bajo un árbol)

Los hechos ocurrieron concretamente en la colonia Terán. A principios del año 2014, Sandra Luz Díaz Morales le dijo a su esposo que quería separarse. Él no estaba dispuesto a "compartir sus bienes", por lo que organizó el secuestro y asesinato de su esposa con la ayuda de su hermano, Gehú "N". (Le riñen por sacar malas notas, se enfada, asesina a su madre y la entierra en una iglesia)

Según la información de la Fiscalía General del Estado de Chiapas, fue Gehú N. quien se encargó de contratar a cinco cómplices: Concepción N., José Luis N., Dulce María "N", Johan Mauricio N. y Edgar Alberto N, quienes les ayudarían a capturar y matar a Sandra Luz.

Coordinaron el secuestro para la mañana del 28 de agosto del 2014. Interceptarían a Sandra Luz cuando saliera de su domicilio de camino al trabajo en su camioneta Jeep Gran Cherokee, un negocio ubicado en el barrio de San Francisco.

Así lo hicieron. El día pactado, los delincuentes simularon un accidente de tráfico a la altura de la 13ª Sur, entre 10ª y 9ª Poniente. La forzaron a subir a un vehículo Dodge tipo Stratus, y se dirigieron a una vivienda de la colonia Terán, propiedad del cuñado de la víctima, Gehú N. Allí mantuvieron cautiva a Sandra Luz.

El 29 de agosto, los cinco cómplices cavaron una fosa en el patio trasero de la residencia. Ataron las manos de la víctima y le vendaron los ojos. Después la lanzaron viva a la fosa y le arrojaron tierra encima. Para que no escapara, cubrieron el terreno con una capa de cemento, lo que le provocó la muerte por asfixia mecánica debido a la sofocación.

"Después de que la autoridad jurisdiccional analizara todas las pruebas presentadas por el fiscal del Ministerio Público, determinó sentenciar a los imputados a una pena de 51 años y tres meses de prisión, además de al pago de la reparación del daño por 322.676 pesos", informó en un comunicado la Fiscalía General del Estado de Chiapas, que encabeza Jorge Luis Llaven Abarca. 

El cuñado de la víctima y los otros cinco cómplices del asesinato también recibieron penas de prisión de 51 años de cárcel. Las autoridades confirmaron que René N. y Gehú N. cumplirán su condena en el Centro Estatal de Reinserción Social para Sentenciados número 14 "El Amate", ubicado en en el municipio de Cintalapa.