PD América
Alan García

Perú está impactado ante la deshumanización que se vive en las redes sociales. Antes incluso de confirmarse la muerte del expresidente peruano, que se disparó en la cabeza cuando iba a ser detenido, empezaron a circular estas imágenes tan sangrientas como tremendas. (Los turbios vínculos entre Alan García y el megaescándalo de sobornos de Odebrecht)

Los peruanos siguen conmocionados por el trágico final de su expresidente Alan García, que se pegó un tiro en la cabeza cuando iba a ser detenido, acorralado por la corrupción. ( Alan García: de qué acusan al expresidente de Perú que se suicidó cuando iba a ser detenido)

El cadáver de García fue velado por sus familiares, amigos, compañeros de partido y miles de simpatizantes en la sede del Partido Aprista, y será enterrado en el cementerio Huachipa.

Pero la polémica del momento en Perú es otra. Antes incluso de que las autoridades confirmaran la muerte del expresidente, a través de las redes sociales se filtraron fotografías de García agonizando en una camilla del Casimiro Ulloa.

Imágenes muy duras de los médicos tratando de salvar su vida, claramente tomadas desde dentro del quirófano. También llegó a haber vídeos circulando por Whatsapp.

Ante la gravedad de los hechos, la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) ha decidido abrir una investigación porque las imágenes "podrían vulnerar el derecho de privacidad de todo paciente que recibe atención en un establecimiento de salud".