PD América
La mujer que sustrajo a la bebé Nancy Tirzo del Hospital aún no ha sido detenida. YT

El pasado jueves México vivió la conmoción de otro caso de robo de un bebé, se trataba de la sustracción de la niña que lleva por nombre Nancy Tirzo, pero a diferencia de la decena de casos que ocurren en el país azteca anualmente, este tuvo un final feliz.

El resultado se debió a la acción coordinada de los cuerpos de policía y los vecinos del municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México.

La verdad, fue la sociedad la que se movilizó para encontrar a la bebé de ocho meses que fue secuestrada por una mujer aún no identificada y supuestamente vendida a una pareja que ya fue arrestada. Todo comenzó con la intervención del hombre que rentaba un cuarto a los sujetos que tenían a Nancy.

Antonio, el casero de la pareja, supo del caso por una vecina. El video del robo de la menor fue ampliamente difundido por medios de comunicación electrónicos y digitales.

"Yo me enteré por medio de un video que me enseñó una vecina", expresó a Televisa el buen samaritano que fue clave en la resolución del caso.

"Al darme cuenta de quien se trataba, me dirigí a las autoridades para decirle que yo conocía a la persona que salía en el video", expresó.

La bebé fue robada el 14 de abril

Antonio que prefirió reservar su apellido por cuestiones de seguridad, tiene un par de inmuebles en "Neza". Conocía a la pareja y sabía que no tenían hijos, por lo que le pareció sospechoso.

Su acción fue determinante para activar la red vecinal que terminó con el hallazgo de la bebé.

"Fue una acción bien coordinada", reconoció el director de Seguridad Pública del Municipio de Nezahualcóyotl, Jorge Amador.

"Esa simbiosis entre sociedad y policía fue fundamental", agregó el funcionario que explicó cómo funciona la red vecinal en el popular municipio mexiquense.

"En todas las cuadras de Neza la policía municipal ha organizado una red vecinal y consiste para hacer un pacto para mejorar la seguridad en la cuadra, significa que hacen un grupo de WhatsApp, comparten teléfonos, el pacto consiste en que cualquier cosa sospechosa o que pudiera llegar a suceder, se comunique a la policía".

Amador relató que luego de recibir la llamada de Antonio, los uniformados decidieron vigilar la vivienda hasta que apareció la pareja con la niña.

"Una vez que los policías sabían de que había la probabilidad, lo que hicieron fue observar. Tocaron, fueron recibidos y cuando confirmaron lo que decía el vecino, los aseguraron de buena manera y les avisaron que serían puestos a disposición".

La pareja no puso resistencia. "No fue conflictiva la situación", agregó.

Estela Merino "N", de 35 años de edad, y Antonio Hernández "N", también de 35 años, aseguraron que la niña les fue vendida por 6,000 pesos.

Las autoridades investigan si la mujer es la misma que aparece en el video y aunque la probabilidad es baja, tanto Estela como Antonio enfrentarán cargos penales, pese a que la familia de Nancy se ha negado a presentar una denuncia.

"No sabemos - si Estela es la misma mujer del video -. Aparentemente no es la misma, pero estamos buscando, espero que los vecinos no las reporten y la pongamos a disposición de las autoridades", expresó Amador.

"La sustracción de la menor es un delito de carácter público, las autoridades tienen que actuar de oficio. Tenían la obligación de devolverla, hay un delito y deben ser castigados".