Roberto Malestar Rodríguez

Roberto Malestar (Vigo). Heterodoxo; filósofo —licenciado, graduado y doctorando en filosofía por la Universidad de Santiago de Compostela. Publicista, ensayista y articulista. Es, además, letrista e intérprete de tangos, folclore hispanoamericano y otros géneros.

ANTITÓPICO SOCIALISTA (II). Centuria, honradez y Neoconsocialismo.

(Véase: «ANTITÓPICO SOCIALISTA (I). A propósito de la eternidad del PSOE de las JONS.» TRILEROS DOCTORADOS EN LA EXPLOTACIÓN DE TÓPICOS SOCIALES. El tópico de “la honradez socialista” se inscribe, a su vez, en el doble y manido tópico de los (sus) «“cien años”-“de honradez”», que, por un lado, presupone el tópico sillar de la centuria como fundamento pétreo de un fragmento

ANTITÓPICO SOCIALISTA (I). A propósito de la eternidad del PSOE de las JONS.

LA CENTURIA, CONDITIO SINE QUA NON PARA UNA VIDA ETERNA EN LA PRESENTE (LA “PARADOJA DE GÓMEZ Y ROJO”). Al director de Periodista Digital, Alfonso Rojo, le oí decir que yerran quienes piensan que un partido centenario como el PSOE, fundado en 1879, puede desvanecerse hasta el extremo de desaparecer del mapa político español. No dudo que por tan grande hallazgo merezca compartir ex aequo un

GOBERNAR SIN CONTEMPLACIONES (Discurso sobre la Nada neoconsocialista).

PROPAGANDA Y NEOCONSOCIALISMO Pepunto-señor Rubalcaba —esa Raquel Meller semibarbuda del neoconsocialismo que, con semoviente perfección de basculaciones manuales, representa como nadie la suprema flor de loto en el estanque nacional de las mentiras—, traicionando la verdad, con premeditación y alevosía ha querido hacer su campaña con un nuevo machaca-que-algo-queda; en unas elecciones generales

Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (VI)

(Cf. «Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (V)») El CONJUNTO POLÍTICAMENTE VACÍO: SOCIALISMO SIN SOCIALISTAS Su obscena instalación en el neoconsocialismo —al que se agarran con una ansiedad sólo comparable a la de los recién nacidos ante la teta materna— explica que los miembros más conspicuos del PSOE de las JONS, como por ejemplo José Bono, en lugar

AUDIENCIA EN LA GASOLINERA, último thriller neoconsocialista.

Del Ministro de Fomento por todo el país murmuran las hablillas, unas más altisonantes, otras cabizbajas, la unísona sentencia de que Pepe Blanco lo tiene negro. Es un murmullo viscoso y transversal a cuya epigrafía ya sólo falta el contenido rítmico de una copla, como la de los tiempos de la República en torno a Lerroux y el escándalo del estraperlo; copla en cuartilla verde —recuerdo de

EPÍSTOLA A DANI, el agnóstico de la laicidad (I).

Véase «Epístola a Dani, el agnóstico de la laicidad (II).» . INTROITO DE SITUACIÓN Mientras en su patio de monipodio el jefe del clan mixtíforo de la vida y la muerte, ZP el Hechizado (el hechicero hechizado), practica cínicamente la bíblica oración: «No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país.

Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (I)

DOS SOCIALISMOS HETERÓCLITOS ENTRE SÍ Probablemente, no pocos españoles ignoran los principios de la denominada Carta Ética de la Internacional Socialista, la cual, con algunas acotaciones y advertencias intercaladas, publicaré en compañía de este nuevo ensayo ad maioren gloriam del socialismo español. También, lo que lo que me parece decisivo para entender la presente hora exequial en la

20-N: Defunción de Franco y el PSOE de las JONS.

VOX CLAMANTIS IN DESERTO Que el Partido Socialista Obrero Español está en sus últimas exhalaciones es algo que vengo sosteniendo, nada literariamente por cierto, desde hace algún tiempo. Sin ir más lejos, aquí mismo, en Periodista Digital, publiqué mi «Homilía funeral sobre el socialismo español». Lo que pienso y sostengo es que o el Partido Socialista Obrero Español renueva verdaderamente

Costumbres (terrorismo y pederastia)

Más allá de los estrados, el debate social sobre las costumbres atentatorias —tanto más cuanto más socialmente antipersonales— debe tener su forzoso lugar fuera de los límites del específico ámbito de la Justicia; muy especialmente cuando la reflexión afecta a las propias actuaciones judiciales y al propio cuerpo legislativo que las sustenta. A ese debate pertenecen, precisamente, interrogaciones

Epístola a Dani, el agnóstico de la laicidad (II)

Véase «Epístola a Dani, el agnóstico de la laicidad (I).» . DELIRANDO (ENTRE PASOS Y CATEDRALES) Siento tener que decirle por otra parte, Dani, que su prepotencia sólo es superada por su manifiesta imbecilidad. Porque lo vergonzoso no es lo que, con razonable tino, ha dejado escrito Magdalena del Amo en su artículo. Si se fija bien, lo verdaderamente vergonzoso es el conjunto de imbecilidades

Ante el Ministerio de la Muerte (I)

Creado, impuesto y fomentado por esa rara avis —entrevero insufrible de Carlos II el Hechizado y Fernando VII el Felón— que gobierna desde La Moncloa contra su propio pueblo, el Ministerio denominado de “Igualdad” constituye una gravísima y reaccionaria ofensa hacia media España. Esto por lo pronto y cuando menos: no hay peor reaccionario que aquél que, pusilánime y criminalmente, atenta

Astracanada: «El País» desnuda a Zapatero (I)

Bien lo dice el proverbio: que mientras las palabras se las lleva el viento, los escritos permanecen —verba volant, scripta manent. El diario El País ha publicado el que, probablemente, esté llamado a ser uno de sus inolvidables escritos: el editorial «Berlusconi al desnundo». Vástago mixtíforo, empero, del sensacionalismo, la beatería oportunista y la autopenitencia del cilicio masturbatorio

Vuelapluma de un vuelo presidencial (recuerdos del Hechizado)

En una equilibrada tesitura democrática, lo que, por juicioso, mayormente cabría esperar de la sociedad española es que no mostrase ninguna compasión política ante un Presidente del Gobierno que, dándoselas de “socialista” y “obrero”, no manifiesta el más mínimo pudor ni reparo en recurrir a fondos públicos para sus propios viajes privados. La perplejidad en su día fue saber que

Respondiendo a cinco párrafos en torno a mis jenízaros (Para «la memoria histórica»).

Un lector, don Antonio Leal, ha querido estampar su muy respetable comentario a mi artículo «¿Jenízaros en la España del siglo XXI? (Para "la memoria histórica").» Que en tiempos de soliloquio y penuria lingüística, en los que apenas se balbucea si no es para compeler al prójimo, un lector acierte a intervenir razonablemente, para matizar sobre una materia que, cuando menos, produce todavía

De las aguas corrompidas

En el anterior y predemocrático régimen político español, de donde procede el abertzalismo homicida vascongado —ETA con su pringue social—, la libertad de la persona ni era efectiva ni era recíproca. Desde el nacimiento del régimen hasta su extinción, la libertad personal permaneció políticamente cercenada, y sin libertad política no es posible la libertad personal. Ahora bien, en la

Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (III)

(Cfr. Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (II)) EL «HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO» FRENTE A LA MORAL DE LOS ESFÍNTERES Quisiéramos un socialismo efectivamente ético, liberado de la chabacana propensión hacia la propaganda y el corporativismo sectario. Un socialismo de temple generoso y solidario; más que socialista, socializador. Pero no socializador de quiméricas

¿Jenízaros en la España del siglo XXI? (Para «la memoria histórica»).

(Véase: «Respondiendo a cinco párrafos en torno a mis jenízaros» EN TORNO A LA HISTORIA DICTADA POR DECRETO Si todos sabemos que errar es de humanos —lo mismo que de sabios reconocerlo— no es menos cierto que este saber, por lo general, resulta cosa sabida y como de establecida tópica: en efecto, “algo que se sabe”, parejamente a como podemos saber, por ejemplo, que la fábrica de féretros

Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (V)

(Cf. «Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (IV)») TEORÍA DEL «YO NO SOY TONTO» A los hechos incontrovertibles ni se les puede ocultar ni se les debe soslayar. Un hecho fuera de toda controversia es que estamos asistiendo a las exequias ideológicas del Partido Socialista Obrero Español, inconsciente y como eternamente dormido en el regazo de ese letal Morfeo

Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (IV)

(Cf. «Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (III)») DE CÓMO BAÑARSE Y CÓMO NO BAÑARSE EN EL RÍO DE LOS PARADOS Ahora bien, con la definición misma —Internet como gran periódico del universo humano— va de suyo, por otro lado, lo que sin exclusión comprende su cotidianidad como medio de comunicación susceptible de ser utilizado planetariamente por cantidades

Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (II)

(Cfr. «Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (I)») PROSTITUCIÓN DEL ESTADO Igual que en el Cambalache —«revolcaos en un merengue y en un mismo lodo todos manoseaos»—, atónitos, como condenados a no poder evitarlo, contemplamos cómo los poderes del Estado se van ahogando lentamente en la ciénaga de la obscenas mescolanzas: el legislativo con el judicial,

El pacto de los corruptos, según Fernando Jáuregui (III)

(Cfr. «El pacto de los corruptos, según Fernando Jáuregui (II)») Nada obsta, sin embargo, para que el periodista “se alegre” por dicho aparente acercamiento entre socialistas sin comillas y “populares” entrecomillados. Esta voluptuosidad en torno a los acercamientos —proximidades, rozamientos, tocamientos y demás sobas de la erótica hispánica aneja a la “cosa pública”— cae,

El pacto de los corruptos, según Fernando Jáuregui (II)

(Cfr. «El pacto de los corruptos, según Fernando Jáuregui (I)») Quedamos, pues, en que una cosa es el Estado, estructuralmente entendido con el conjunto de sus resortes, y otra, muy diferente, el grupo humano que se ha hecho con el gobernalle de los mismos; dicho ello aún cuando la legitimidad del “hacerse con” no constituya el tema de la presente reflexión. Pero si esa legitimidad no se

El pacto de los corruptos, según Fernando Jáuregui (I)

Era viernes de pasión: Viernes Santo, de toda la vida en España; aunque a Nacho Chupatetas, Nacho requeteamamantado en el laico turno de la nueva y corrupta Restauración, le disguste que la heroica y gloriosa legión española marque el paso de Semana Santa bajo un Cristo yacente. También, que los cargos públicos, cuyos salarios —según advierte— él sufraga, desfilen en procesional comparsa,

El Juramento hipocrático en la U.C.I. del Hospital Provincial de Conxo

Para algunas personas, la U.C.I. no es más que el acrónimo hospitalario de la Unidad de Cuidados Intensivos; para otras, en cambio, el dramático lugar —no siempre necesariamente trágico— en el que los goteros de ultimidades, monótonos e impertérritos, acompasan friamente los segundos, minutos y horas de la vida del ser querido: aquél sobre cuya postración inconsciente alquitara el destino

Las malas lenguas de España.

Por esta bendita y sufrida esquina ibérica, Galicia, “alporizado” (para que se entienda: encrespado, en la lengua de la clásica picaresca), “levado do demo” (en manos del diablo) te anda algún pícaro galaico de godo y charnego apellido: José Luis Gómez. Charnego que lo fue en efecto, durante años, en la misma y sufrida Cataluña de la que tan a menudo se sirve utilitariamente, en una

Astracanada: El País desnuda a Zapatero (II)

Muy estupefacientemente, en «Berlusconi al desnudo» —sublime editorial del diario amigo que vengo comentando—, mientras nada es lo que parece, todo lo que parece resulta ser, sin embargo, algo. Intentaré, no obstante, hincarle algún diente a tan superferolítica y ontológica cuestión, en cuyo seno de realidad las fotografías no son fotografías, sino “imágenes”, y las imágenes, por

Para el repertorio patrio de las estolideces

Desde la noche de los tiempos, pensamiento y doctrina procaz, duda sistemática y charlatanería, filosofía y sofística están condenadas por el buen Dios a mirarse de reojo con recíproco recelo. A diferencia del nirvana doctrinario de los Ministerios, cuyos tantas veces antivitales preceptos “em-blemáticamente” propalan sus más conspicuas y endogámicas chinches, la filosofía vive de la

Ante el Ministerio de la Muerte (II)

(Véase «Ante el Ministerio de la Muerte (I)») Vengo definiendo el picaresco y esperpéntico Ministerio de “Igualdad” como un Ministerio que, en rigor, más lo es de la Muerte, la cual, por otra parte, constituye la Gran Igualadora: de pobres y ricos, de competentes e imbéciles, de víctimas y criminales, de Bibianas y Bibianos, de peperos y psoejonsianos, de gnósticos y agnósticos, de creyentes

Don Emilio está triste… ¿Qué tendrá don Emilio?

¡Miradlo!: abatido por la melancolía, y melancólico por tan vano esfuerzo ante un horizonte ausente de Poder. Como reseca estantigua, remolcado por su propia sombra y, sin posible lifting existencial, profundamente triste deambula don Emilio: Pérez Touriño. Maldito mes, obcecadamente encontrado con sus heterodoxas nupcias políticas. Dinos, Rubén, grandioso del Ocaso y el Destino, ¿qué padece

Dos anxos e dos mortos: en la muerte de Anxo Rei Ballesteros

Eterno e inseparable Ángel: A cuantos Dios —que en divina jornada creó las rías gallegas con sus propios dedos— privó de la voluptuosidad de la lengua das bruxas e os devanceiros no tienen por qué saber que justamente eso: Ángel, en la lengua de Alonso Quijano, es lo que tu nombre, Anxo, significa en la de Rosalía. Hace apenas unas horas, el vino se me volvió sangre. La invitación prometía

El primer debate de la TVGA “en funciones”

Todos lo sabemos, ¿verdad?: que los lunes siguen a los domingos y que las semanas comienzan con los lunes. Pues, según parece, para los gallegos no siempre sucede así, y ello, quizá, porque cuando los tópicos, generalmente válidos en otros territorios de la nación, suben las escaleras previstas por los politólogos y demás arúspices de nuesta época, en Galicia , inequívocamente descienden;