Cataluña

Artur Mas felicita a Oriol Pujol ante la mirada de Jordi Pujol.

LV

Oriol Pujol toma las riendas de Convergència como nuevo secretario general

clipping

Convergencia pide para Cataluña un Estado propio e independencia

Artur Mas aboga por una "Catalunya plena" que sea capaz de regir sus destinos

Periodista Digital, 25 de marzo de 2012 a las 12:22

Necesitas el plugin de flash para visualizar este contenido

Instala Adobe Flash player

No es muy coherente propugnar que Cataluña debe dotarse de las «estructuras de poder» de una nación y luego querer acogerse al aval del Estado para poder captar dinero en los mercados
Encuesta¿Considera que Cataluña sufre un "expolio fiscal" por parte del resto de España como defiende CiU?

Cualquier observador distante que hubiera escuchado los discursos de Jordi Pujol y Artur Mas en el XVI Congreso de Convergència Democràtica que concluye este 25 de marzo de 2012, podría haber llegado a la conclusión de que Cataluña está a punto de iniciar una guerra contra España.

Jordi Pujol llamó, el pasado viernes 23 de marzo, a los catalanes a preparar una «batalla épica» contra el Estado, asegurando que su partido será «la tropa de choque» en esta confrontación».

Pujol señaló que España está empujando a Cataluña hacia la independencia con «ataques» a su autogobierno. Ayer, Artur Mas habló de un pasado de «soldados derrotados» al servicio «de una patria invencible» y subrayó que «de haber unos EEUU de Europa, Cataluña sería Massachusetts».

Mas, cuyo informe de gestión contó con el apoyo del 99,9% de los delegados, fue elegido ayer presidente de Convergència.

Jordi Pujol pasa a ser presidente de honor y su hijo, Oriol Pujol, será el nuevo secretario general, número dos y delfín del partido.

La promoción de Oriol Pujol, referencia del ala más radical de Convergència, es coherente con los tintes soberanistas que están caracterizando el discurso de Artur Mas en los últimos meses.

Como señala 'El Mundo' en su editorial, casi todas sus intervenciones públicas han incidido en la necesidad de avanzar hacia una Cataluña con un autogobierno similar al de un Estado indepedendiente, superando el actual marco constitucional.

La paradoja de esta situación es que el principal aliado político de Artur Mas en Cataluña ha sido el PP, que le ha apoyado en los Presupuestos y con el que no quiere romper la baraja porque aspira a negociar en Madrid un pacto fiscal similar al concierto vasco.

Desde que gobierna, la estrategia de Artur Mas ha sido dar dos pasos adelante hacia sus objetivos soberanistas para luego dar un paso atrás cuando convenía. Este fin de semana, ante 1.800 delegados rendidos a su causa, está mostrando su cara más nacionalista.

Pero ahora le toca negociar con el Gobierno de Rajoy la financiación de Cataluña y otras cuestiones en las que le interesa ofrecer un perfil mucho más moderado y negociador.

No es muy coherente propugnar que Cataluña debe dotarse de las «estructuras de poder» de una nación y luego querer acogerse al aval del Estado para poder captar dinero en los mercados de capitales mediante los polémicos hispabonos.

Convergència siempre ha sido un partido posibilista, pero progresivamente se está deslizando hacia una inquietante deriva nacionalista, trufada de un discurso mezcla de agresividad y victimismo, que deja muy poco margen para negociar al Gobierno de la nación.

 



facebook

Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05