Cataluña
Neus Bramona y su marido Oriol Junqueras. CT

Va de víctima, pero el caso es que está disfrutando de un año sabático fruto de una supuesta depresión por el encarcelamiento de su marido que la mantiene alejada del colegio Els Cingles, en l'Ametlla del Vallès (Barcelona), donde imparte clases.

Y es que los separatistas son así. Braman contra España, acosan a quienes abogan por la unidad territorial, pero cuando les toca pagar la factura judicial, entonces vienen los lamentos. Pero en el caso de Neus Bramona, todo es impostura, entre otras razones porque la mujer de Oriol Junqueras es otra activista de tomo y lomo.

La diferencia de la señora Bramona con su hoy encarcelado marido es que este era vicepresidente del Gobierno catalán cuando se produjo el referéndum ilegal del 1-O o se proclamó durante 8 segundos la república catalana. Por tanto, tenía una evidente responsabilidad penal.

Eso sí, Junqueras dejó todo atado y bien atado, tal y como cuenta 'La Otra Crónica' (El Mundo) para que Neus Bramona no pasara apuros. El 27 de julio de 2017 el líder de ERC optó por donar los derechos de uso y de habitación del 50% de esta vivienda -el otro 50% pertenece a su padre- tanto a su mujer como a sus hijos.

Con este movimiento ha conseguido que, si el día de mañana la Justicia quiere embargar dicha propiedad por responsabilidad civil derivada de la comisión de un delito, como es el caso del presidente de Esquerra Republicana de Cataluña, tanto Bramona como sus dos hijos tendrán garantizado el poder seguir habitando la casa. Esta maniobra legal da prioridad a la situación de la familia frente a un posible desalojo.

Bramona vive con sus hijos -Lluc, de 7, y Joana, de 3- en San Vicente dels Horts, en una vivienda unifamiliar de 240 metros cuadrados útiles edificados sobre una finca de 917 metros cuadrados, según el Registro de la Propiedad. Está valorada en más de 524.000 euros (según tasadores oficiales bancarios).

Eso sí, pese a vivir a cuerpo de reina, el victimismo de los del lazo amarillo no cesa y Marcel, hermano de Neus, asegura con todo el desahogo del mundo que:

Mi hermana lo está pasando mal, eso es cierto, pero no voy a decir nada más.