EEUU asegura que el combustible tóxico del satélite fue destruido

(PD).- El ejército de EEUU afirma que la operación para destruir un satélite espía mediante el lanzamiento de un misil ha sido un éxito. La principal preocupación y el motivo por el que se justifica la operación, la destrucción de un tanque con combustible tóxico, se ha cumplido, afirma el Pentágono.

El general de la Marina James Cartwright ha asegurado en una rueda de prensa que el Pentágono tiene un «alto nivel de confianza» en que el objetivo se ha logrado, aunque todavía harán falta entre 24 y 48 horas para confirmarlo con total seguridad.

La destrucción del satélite fue ordenada por el presidente de EEUU, George W. Bush, debido a que su tanque de combustible contenía gases tóxicos (hidracina) que al chocar con la atmósfera y diseminarse puede representar un peligro para la población.

«El misil ha sido lanzado y fue interceptado con éxito», ha indicado el Departamento de Defensa en una nota, y agregó que la operación se produjo poco después de las 22.30 hora local de Washington (03.30 GMT del jueves).

China y Rusia han criticado la medida.

En un momento en que el escudo antimisiles planeado por EEUU en Europa del Este quita el sueño a los rusos, Moscú no ha dejado pasar por alto el lanzamiento del misil norteamericano contra un satélite-espía.

El ministerio ruso de Defensa se ha puesto en guardia ante lo que califica como un primer paso de Washington en su intento de «desplazar hacia el cosmos la carrera de armamentos».

Según un comunicado de este ministerio, el lanzamiento del misil «no es tan inocente», y con él EEUU persigue el modo de «ensayar su sistema de defensa antimisiles para la destrucción de satélites».

En enero Rusia no criticó la destrucción por China de un satélite porque, esgrimen los militares rusos, en ese caso se trataba de un satélite metereológico de observación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído