El primer pulpo vivía en la Antártida

El primer pulpo vivía en la Antártida

(PD).- El proyecto que trata de censar todas las especies marinas identifica en una especie que vivió hace 30 millones de años el origen del cefalópodo actual | En el exhaustivo listado, cada especie tendrá su propia página web.

El origen de muchos de los pulpos que existen en las grandes profundidades oceánicas se sitúa en una especie que vivió en la Antártida hace 30 millones de años, según han confirmado científicos que trabajan en el primer Censo de la Vida Marina.

A menos de dos años para la finalización del primer censo de la vida marina en la historia, los científicos que participan en el proyecto dieron hoy a conocer algunos de los principales descubrimientos recogidos hasta el momento.

El Censo de la Vida Marina (CVM) es un proyecto en el que trabajan 2.000 científicos de 82 países de todo el mundo y que en octubre del 2010 publicará el primer listado de especies marinas conocidas, tanto existentes en la actualidad como las extinguidas.

Un bicho, una web

Los científicos estiman 230.000 y 250.000 todas las especies marinas existentes. Cada una tendrá una página de internet en la Enciclopedia de la Vida que se está desarrollando de forma paralela.

Por ejemplo, los investigadores estiman que además de las 16.000 especies de peces que se conocen hoy en día existen otras 4.000 aún por descubrir.

El proyecto también incluye la creación de identificadores de ADN, denominados códigos de barras, para muchas de las especies, lo que permite la rápida identificación de ejemplares.

Ian Poner, director del Comité Científico Internacional del Censo, señaló que «la publicación del primer censo en el 2010 será un hito en la ciencia. Sintetizará lo que la humanidad sabe sobre los océanos, lo que no sabemos y lo que posiblemente nunca sabremos, un logro científico de proporciones históricas».

El ADN no engaña

Científicos del Censo tienen ahora pruebas genéticas de que una gran proporción de las especies de pulpos de grandes profundidades proceden de una única especie originaria del Antártico.

Los científicos estiman que los pulpos empezaron a emigrar a otros océanos desde el Antártico hace unos 30 millones de años a medida que el Polo Sur se enfriaba y se formaba una gran capa de hielo.

Este proceso creó una especie de «autopista» marina de norte a sur de aguas gélidas que permitió la salida de los pulpos hacia otras áreas.

El científico estadounidense Jesse Ausubel, uno de los directores de proyecto, explicó que «existió un flujo de agua fría rica en oxígeno y sal que atrajo a los pulpos. Estos se extendieron hacia el norte y hacia las grandes profundidades siguiendo esta masa de agua».

Al principio tenían tinta

Ausubel dijo que las nuevas poblaciones de pulpos procedentes del Antártico y que se habituaron a las grandes profundidades perdieron las características bolsas de tinta «porque este mecanismo, donde no hay luz no tiene ninguna ventaja evolutiva».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído