El pelo de los mamíferos tuvo su origen en los reptiles

El pelo de los mamíferos tuvo su origen en los reptiles

(PD).- Los principales componentes del pelo que hoy lucimos los mamíferos, las queratinas duras, aparecieron antes de lo que hasta ahora se pensaba, cuando aún no se habían separado lo que luego serían los reptiles y los mamíferos.

Así lo sostiene un estudio que publica este martes la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences.

Una de las innovaciones más ventajosas que trajeron consigo los mamíferos fue el pelo, que además de proteger la integridad de la piel sirve para mantener la temperatura corporal.

Como el pelo es un rasgo propio de los mamíferos, los científicos situaban su origen tras la separación del linaje de los terápsidos -del que proceden los mamíferos- del linaje de los saurópsidos -al que pertenecen reptiles y aves-, un evento que debió ocurrir hace entre 310 y 330 millones de años.

El genoma del pollo y el lagarto

El estudio, realizado en la Universidad Médica de Viena en colaboración con las universidades italianas de Padua y Bolonia, sugiere en cambio que las proteínas que componen mayoritariamente el pelo, las queratinas duras (o alfa-queratinas), tienen un origen anterior, en un ancestro común de los reptiles y mamíferos modernos.

Los investigadores buscaron en el pollo y en el lagarto anolis verde («Anolis carolinensis») genes similares a los de las queratinas duras en mamíferos y, para su sorpresa, dieron con ellos: el genoma del pollo tiene uno y el del lagarto seis.

¿Cómo evolucionó el pelo?

Claro está que en estos animales las queratinas duras no son para fabricar pelo. En el lagarto, por ejemplo, los investigadores han determinado que estos genes se expresan en la piel y sobre todo en los dedos, donde sirven para formar las garras.

«Estos componentes aparecieron cuando se formaron las primeras garras», propone Leopold Eckhart, autor principal del estudio. «Después pudieron usarse para formar escamas duras, a partir de las cuales evolucionó el pelo», ha explicado a Efe.

«Es posible que el primer pelo tuviera un papel sensorial, como el que tienen los bigotes», prosigue Eckhart. «No creo que la primera función del pelo fuera el aislamiento térmico ya que para ello se requiere un pelaje relativamente denso», añadió.

La evolución del pelaje tuvo que pasar por formas de pelo intermedias que inicialmente no debieron servir para aislar al animal, explica el investigador. Esa propiedad debió de aparecer más tarde, según Eckhart, lo que pudo promover la evolución hacia los animales de sangre caliente.

Aún no se ha encontrado ninguna evidencia paleontológica de ese cambio, ningún fósil que muestre cómo se produjo esa transición, pero concluyen los autores que haber encontrado queratinas duras en la piel del anolis verde deja abierta la posibilidad de que también sus ancestros pudieran fabricarlas y, por lo tanto, que esas formas intermedias se dieran.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído