Evacuación de emergencia en la Estación Espacial

(PD).- Los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS) han tenido que evacuar durante 10 minutos la instalación y refugiarse momentáneamente en la nave rusa Soyuz TMA-13, por motivos de seguridad, ante una lluvia de escombros procedentes del motor de un satélite. La NASA ha tomado esta decisión al advertir que estos fragmentos de basura espacial podrían colisionar con la plataforma orbital.

Así, la notificación de que los restos de chatarra espacial se encontraban muy cerca de la ISS se conoció «demasiado tarde» como para que los controladores aéreos pudieran coordinar una maniobra de seguridad. Concretamente, el escombro era un viejo motor de satélite que probablemente formó una vez parte de la propia ISS, tal y como explicó la portavoz de la NASA, Laura Rochon.

El comandante ruso de la ISS confirmó por teléfono que el escombro ya ha pasado la estación orbital y que la tripulación ya no se encuentra en peligro. «Los tripulantes estuvieron encerrados tan sólo diez minutos. No sabemos de dónde procede el escombro espacial», explicó.

Según la NASA, en todo momento el riesgo para los tripulantes se consideraba «muy bajo», pero la decisión se tomó como medida de precaución.

La ISS está tripulada actualmente por el cosmonauta ruso Yuri Lonchakov y los estadounidenses Michael Fincke y Sandra Magnus.

Cierre de compuertas

Los tripulantes del complejo orbital ingresaron en la cápsula rusa -que permanece atracada en el puesto orbital como nave de evacuación en emergencias- y cerraron las compuertas ante la posibilidad de que los restos de chatarra espacial afectaran a la ISS y ellos se vieran obligados a soltar amarras.

La ISS, un proyecto de 100.000 millones de dólares en el cual participan 16 naciones, orbita a unos 385 kilómetros de la Tierra y a más de 27.000 kilómetros por hora.

El cierre de las compuertas, explicó la NASA, dio más protección a los tripulantes y les hubiese permitido partir rápidamente de la ISS en el «caso poco probable» de que los desechos impactaran en la estación y causaran una pérdida de presión.

De acuerdo con la agencia espacial estadounidense, el objeto flotante estuvo en su punto más próximo a la ISS a las 17.39 (hora peninsular española). Una vez que se comprobó que había pasado el peligro, los tripulantes salieron de la Soyuz y retornaron a la Estación Espacial.

Durante la permanencia de los astronautas en la Soyuz, la ISS quedó en configuración de operación automática, incluido el cierre de varias compuertas internas.

Las tripulaciones permanentes de la ISS trabajan a bordo de la Estación Espacial durante medio año. La Soyuz, acoplada a la plataforma, permanece como vehículo de evacuación en emergencia.

Desde Moscú, el portavoz del Centro de Control de Vuelos Espaciales ruso (CCVE), Valeri Lindin, confirmó el incidente y subrayó que los tripulantes «ni siquiera cerraron la escotilla entre la nave y la Estación» y volvieron al laboratorio orbital en cuanto los centros terrestres les confirmaron que ya no había peligro.

«Ya han vuelto a ocuparse de las tareas que tenían planeadas», dijo Lindin.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído