Los muertos tras un devastador seísmo en Italia se elevan ya a 31

(PD).- Un terremoto de intensidad de 6,3 en la escala de Richter ha dejado al menos 31 muertos en la región central italiana de Abruzos, además de numerosos heridos y graves daños materiales. Las autoridades italianas temen que bajo los escombros de los edificios derrumbados haya bastantes personas atrapadas. Miles de personas pueden haber perdido sus casas.

El epicentro del seísmo, que se ha podido sentir en Roma, se registró en torno a las 3.30 horas de este lunes a cinco kilómetros de profundidad en un punto muy cercano a la localidad de L’Aquila, capital de Abruzos de unos 80.000 habitantes, situada a unos 85 kilómetros al noreste de la capital italiana.

En las dos horas posteriores se produjeron varias réplicas en toda la zona. Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el terremoto alcanzó una intensidad de 6,3 en la escala de Richter, mientras que los datos ofrecidos por la Protección Civil italiana hablan, en cambio, de una magnitud de 5,8.

Numerosos edificios del casco antiguo de L’Aquila han sufrido daños, como la catedral, y otros se han derrumbado, entre ellos parte de un instituto religioso llamado la Casa del Estudiante y la torre de la iglesia de Alma Santa. Fuentes de los servicios de emergencias han señalado que puede haber varias víctimas bajo los escombros, según informa el diario italiano La Repubblica.

Los cuatro niños que, según los datos provisionales, han fallecido por el terremoto fueron localizados bajo los escombros de su vivienda en la capital de la región. Otros muchos edificios pueden haberse desplomado en municipios cercanos. Dos de las víctimas confirmadas se encontraban en Fossa, una pequeña localidad de 600 habitantes cercana a L’Aquila. Otras cinco estaban en Castelnuovo, otra más en Colina Picenze y otra más en Tormintarte.

La mayoría de los habitantes de estas localidades han abandonado sus casas y se han concentrado en plazas y calles por temor a que haya más réplicas. Alrededor de 15.000 usuarios se han quedado sin electricidad en toda la región, según informó la empresa Enel al departamento de protección civil.

En Roma, el temblor hizo crujir las antiguas casas del centro histórico romano. Muchos vecinos también salieron a las calles a la espera de una réplica, aunque pasados unos minutos fueron volviendo a sus casas.

El terremoto fue precedido de una serie de temblores de menor intensidad en la región central, registrados desde el domingo. El más fuerte se produjo en los alrededores de L’Aquila, alrededor de las 23 horas del domingo, con una intensidad de 4,6 en la escala Ritcher.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído