La ‘@’ y el teléfono móvil, Príncipe de Asturias de Investigación Científica

(PD).- En 2002 fueron los ‘padres de Internet’, en 2008 le tocó el turno a Google y este año los Premios Príncipe de Asturias se han acordado del teléfono móvil y de la ‘@’ (arroba) con el galardón de Investigación Científica y Tecnológica a Martin Cooper, el ‘padre’ del dispositivo portátil, y a Raymond S. Tomlinson, el hombre que incluyó la ‘@’ en las direcciones de correo electrónico.

Casi 40 años después de sus respectivos inventos, el mundo ya no es lo que era. Tomlinson recuperó a la @ del ostracismo y con el paso del tiempo el correo electrónico ha sepultado el telegrama, la carta y hasta el romántico género epistolar. Con Cooper empezó a llamarse a las personas en vez de a los sitios.

Si a finales de 1998 había 320 millones de teléfonos móviles, 10 años después había 3.300 millones, el 50% de la población mundial, según la Unión Internacional de las Telecomunicaciones. Los primeros 1.000 millones se alcanzaron a los 20 años del primer terminal, los siguientes 1.000 millones, 40 meses después.

Los últimos en tan solo dos años. Dos aspectos explican su éxito: el avance tecnológico y el aumento en el ancho de banda. Un móvil tiene hoy más capacidad de procesamiento que el ordenador que llevó el hombre a la luna.

Hoy el teléfono móvil es ordenador, televisor, localizador, periódico, agenda, despertador y hasta tarjeta de crédito. Al parecer Cooper se inspiró en el comunicator que usaba el capitán Kirk en la mítica serie televisiva Stark Trek.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído