MUNDO Y MISTERIO

El secreto tras la ilusión óptica del agua congelada que fluye

Está arrasando en las redes sociales. Un vídeo, filmado en el valle central de los Alpes del Val Camonica (Italia), mediante el que el fotógrafo Dario Bonzi muestra un chorro de agua que parece congelado puesto que no corre.

Sin embargo, segundos más tarde, el hombre acerca su mano hasta el chorro de agua y demuestra que no es así: «¡Parece hielo, pero fluye agua!».

A pesar de que parece congelado, el protagonista del vídeo revela que el agua está en estado líquido y que ha estado corriendo en todo momento.

Todo gracias a un movimiento conocido como flujo o corriente laminar, que permite dar una apariencia sólida al chorro de agua que parece congelado.

¿Qué es el flujo laminar?

En declaraciones a Daily Mail, el cineasta italiano describe este fenómeno como el movimiento de un fluido cuando este es ordenado, estratificado y suave:

«Para que ocurra un flujo laminar, el agua debe estar libre de impurezas y la velocidad de la corriente constante».

Un fenómeno que permite al fluido desplazarse en láminas paralelas sin entremezclarse, provocando que cada partícula de fluido siga una trayectoria suave conocida como línea de corriente.

Según explica el protagonista de esta historia, el mecanismo de transporte lateral se exclusivamente molecular en flujos laminantes.

De esta manera se crea esta ilusión óptica tan especial que fue posible, entre otras cosas, gracias a la superficie interna del tubo y la ausencia de viento:

«Cada molécula de agua sigue la trayectoria de la que está delante de una manera muy precisa, la ausencia de viento también ayuda».

Un fenómeno más común de lo que parece

A pesar de que Bonzi considera en su cuenta de Instagram que se trata de un efecto extraordinario, el flujo laminar es más común de lo que parece.

Según explican los investigadores, este fenómeno es típico de fluidos a velocidades bajas o viscosidades altas. Por esa misma razón, es bastante probable que te hayas encontrado en una situación similar.

Sin embargo, en esta situación se reunían las condiciones óptimas para que el agua pareciera totalmente congelada.

Mientras tanto, aquellos fluidos de viscosidad baja, velocidad alta o grandes caudales suelen ser turbulentos.

Todo ello debido a la distribución de las moléculas. En definitiva, el fotógrafo se encontró con las mejores condiciones posibles para captar esta asombrosa ilusión óptica.

Autor

Ivan Rastik

Iván Rastik, personaje ruso de origen pero español de vocación, es el gran experto erótico-festivo de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído