Investigación

Descubren pinturas falsas gracias a dataciones de radiocarbono

Descubren pinturas falsas gracias a dataciones de radiocarbono
Pinturas falsas N+1

Un nuevo método de datación por radiocarbono ayudó a identificar pinturas falsas con un alto grado de precisión. En un artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, investigadores describieron cómo aplicaron su nueva técnica para determinar la edad de una falsificación conocida, pintada por Robert Trotter. El cuadro en mención es vendido como de mediados del siglo XIX, pero, en realidad, es del fin de siglo XX, según recoge Yana Berman en N+1

Cómo se falsifican las pinturas
Reconocer una pintura falsa es una tarea bastante difícil, puesto que los falsificadores pueden utilizar tablas o lienzos antiguos ya usados previamente. Esto les permite crear la ilusión de autenticidad, timando así a compradores y expertos. Por ejemplo, el artista Han Van Megheren (1889-1947) se hizo famoso no por sus propias obras, sino por las falsificaciones de pintores holandeses, como Jan Vermeer y Peter de Hoch. Van Megheren rascó las capas de pintura vieja e hizo una nueva.

Otro falsificador famoso que trabajó en el siglo XXI, Wolfgang Beltracchi, compró marcos de las pinturas y otros detalles a los anticuarios. Por esta razón, los científicos y criminólogos tienen que analizar partes diferentes de la pintura, incluso a pigmentos orgánicos, barniz y otras, para determinar la autenticidad de la imagen.

Durante un período prolongado fue imposible utilizar datación por radiocarbono para este objetivo, ya que el método requería una cantidad importante de muestras. Es decir, la pérdida de unos gramos de pintura inevitablemente garantizaba la aparición de un defecto notable. Luego, esta cantidad se redujo a miligramos, pero tampoco era tan popular. El uso de este método llegó a ser viable solo cuando permitió tomar unos microgramos de la sustancia para proceder con el análisis.

Análisis infalible
Ahora, físicos de Alemania, los Estados Unidos y Suiza, liderados por el profesor Detlef Günther de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, eligieron para su experimento un cuadro pintado por el falsificador Robert Trotter en los años ochenta. El lienzo fue firmado «Sarah Honn» y dató del 5 de mayo de 1866. El método de radiocarbono les permitió determinar que la pintura fue una falsificación y también comprender cómo Trotter la hizo.

Para realizar el análisis los investigadores tomaron unas fibras del lienzo y 160 microgramos de pigmentos blancos, mezclados con aglutinante y con barniz que cubrió el cuadro. Como habían escrito en su previo trabajo, Trotter utilizó huevos de gallina y pegamento animal como aglutinante. Por tal motivo sugirieron que, mientras que el lienzo fue realmente viejo, esos componentes de la capa deberían estar bastante frescos. Los resultados de su análisis confirmaron lo que pensaban. El lienzo realmente fue de los principios del siglo XIX o aún XVIII. Pero las capas de pintura fueron muy posteriores, posiblemente hechas entre los cincuenta y los ochenta. Dado que Trotter nació en 1954, era obvio que había falsificado la imagen en los años ochenta

Video: Descubren en una cueva de León pinturas rupestres con motivos antropomorfos

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido