Tasas de coagulación 'notablemente altas' entre los pacientes de covid-19 en las UCI

La misteriosa complicación en la sangre que está matando a pacientes con covid-19

Los especialistas intentan entender por qué ven coágulos de sangre ‘sin precedentes’ entre los pacientes de covid-19

La misteriosa complicación en la sangre que está matando a pacientes con covid-19

Un consorcio internacional de expertos de más de 30 hospitales en Estado Unidos se reunió para considerar la cantidad de problemas de coagulación encontrados en las diferentes unidades de cuidados intensivos que están relacionados con covid-19, no tiene precedentes. Su conclusión: no está claro exactamente por qué, pero los pacientes con coronavirus pueden estar predispuestos a tener coágulos.

De igual manera, un grupo de hospitales del sistema de salud de la Emory University de Atlanta reportaron la misma complicación: un extraño problema con la sangre. Pero a pesar de que le habían suministrado anticoagulantes, continuaban desarrolando inusuales coágulos.

Cuando todos los profesionales informaron sobre idénticos panoramas Craig Coopersmith, el jefe del equipo, dijo: “Fue el momento en que supimos que teníamos un gran problema”. Lo mismo estaba ocurriendo en otros centros de salud.

La gran mayoría de los pacientes que se enferman gravemente con coronavirus tienen problemas médicos subyacentes, como diabetes, enfermedades cardíacas y presión arterial alta. Estos pacientes, ya sea que tengan coronavirus o no, tienen una mayor tendencia a coagularse que los pacientes sanos.

Segundo, una forma en que el coronavirus puede matar a los pacientes es a través de una ‘tormenta de citoquinas’, donde la respuesta inmune del cuerpo se activa. Los pacientes que experimentan esa tormenta, debido a coronavirus, influenza o cualquier otra razón tienen un mayor riesgo de coagulación.

¿Cuál es la solución?

La preocupación crece de tal manera entre los profesionales de la salud que algunos plantearon la controvertida posibilidad de dar anticoagulantes preventivos a todos los enfermos de COVID-19, incluso a aquellos que están lo suficientemente bien como para permanecer en sus hogares mientras se recuperan totalmente.

Si bien una dosis baja de anticoagulantes para prevenir coágulos generalmente se considera de bajo riesgo, eso podría no ser suficiente para prevenir coágulos en algunos pacientes.

Sin embargo, administrar dosis mayores podría hacer que el paciente sangrara excesivamente, lo que puede ser mortal.

Eso deja a los médicos en un nuevo misterio. Algunos pacientes podrían beneficiarse de dosis más grandes de anticoagulantes porque están muy enfermos con covid-19, y sus análisis de sangre muestran que tienen niveles elevados de dímero D, una sustancia que indica que podrían tener problemas de coagulación.

Los médicos de Harvard han propuesto hacer un gran estudio sobre anticoagulantes para estos pacientes.

“El problema que tenemos es que, si bien entendemos que hay un coágulo, todavía no entendemos por qué hay un coágulo. No lo sabemos. Y por lo tanto, tenemos miedo”, dijo a The Washington Post el doctor Lewis Kaplan, médico de la Universidad de Pensilvania y jefe de la Sociedad de Medicina de Cuidados Críticos. Coopersmith coincide: “Hay un entendimiento universal de que esto es diferente”.

De momento, los académicos de las más prestigiosas universidades de los Estados Unidos, como Tufts, Yale-New Haven, The University of Pennsylvania, Harvard, Brigham and Women y Columbia-Presbyterian, entre otras, debaten acerca de si este tipo de fenómeno es el que provoca que tantos norteamericanos estén muriendo en sus casas ante tan abruptos cambios en sus organismos.

Se abalanzó sobre nosotros. No estábamos escuchando esta cantidad tremenda sobre esto a nivel internacional«, dijo Greg Piazza, especialista en medicina cardiovascular en Brigham and Women que ha comenzado un estudio sobre las complicaciones hemorrágicas de COVID-19. Casos similares se vieron en Italia y en China, aunque no fueron tan tenidos en cuenta.

En Holanda, otra publicación del Thrombosis Research advirtió que 38 por ciento de los 184 pacientes de una unidad de cuidados intensivos presentaban esta anomalía en la sangre, de acuerdo a The Washington Post.

“Una de las teorías es que una vez que el cuerpo está tan comprometido en una lucha contra un invasor, el cuerpo comienza a consumir los factores de coagulación que pueden provocar coágulos de sangre o sangrado.

En el ébola, el equilibrio era más hacia el sangrado. En COVID-19, hay más coágulos de sangre», expuso Harlan Krumholz, especialista cardíaco en el Centro Hospitalario Yale-New Haven.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Lo más leído