Se realizará un estudio sísmico de alta resolución a finales de este verano que proporcionará una vista 3D mejorada de la estructura

Así fue el impacto del asteroide que causó la extinción de los dinosaurios y 75% de la vida en el planeta

Expertos lograron reconstruir la trayectoria del mortífero cuerpo celeste que chocó con la Tierra hace 66 millones de años  

Desde que se descubrió el cráter de Chicxulub en la península de Yucatán, en México, los científicos han creído que un asteroide se estrelló contra la Tierra hace 66 millones de años y acabó con los dinosaurios y la mayor parte de la vida en la Tierra.

Los dinosaurios poblaron el planeta durante miles de años, hasta que este fenómeno astronómico provocó su extinción. Pero lo que no se sabía es por qué este cuerpo celeste, que envolvió a la Tierra en una nube de gas y polvo, resultó tan letal.

Tal evento posiblemente, desató miles de millones de toneladas de azufre, bloqueó el sol y provocó el invierno nuclear que mató a los dinosaurios y al 75 por ciento de la vida en el planeta.

Las investigaciones en el lugar del cráter, junto con las simulaciones por medio de ordenadores, sugieren que el choque contra la corteza terrestre se dio con una inclinación de hasta 60 grados.

Las simulaciones fueron publicadas en Nature Communications, en donde se detalla que se llevaron a cabo en el Centro de Computación de Alto Rendimiento DiRAC del Consejo de Instalaciones de Ciencia y Tecnología (STFC).

El investigador principal, el profesor Gareth Collins, del Departamento de Ciencias e Ingeniería de la Tierra de Imperial College, explicó que «para los dinosaurios, el peor de los casos es exactamente lo que sucedió».

Fue así como el choque del asteroide desencadenó una increíble cantidad de gases que cambiaron el clima en la atmósfera y provocaron una serie de eventos que llevaron a la extinción de los dinosaurios. Pero lo que empeoró y determinó este hecho, fue el mortal ángulo con el que aterrizó.

Cuando este material se dispersó hacia la atmósfera y se mezcló con vapor de agua, produjo un ‘invierno global’.

«De 45 a 60 grados, el impacto es muy eficiente para vaporizar y expulsar escombros a gran altitud. Si el impacto se produce en ángulos más pronunciados, o menos, la cantidad de material que llega a la atmósfera puede tener efectos de cambio climático significativamente menores», explicó para la BBC el profesor Gareth Collins, del Imperial College de Londres.

«Es evidente que la naturaleza del lugar donde ocurrió este evento, junto con el ángulo de impacto, creó una tormenta perfecta», detalló.

La mayoría de la vida vegetal y animal en la Tierra sucumbió a las condiciones extremas.

El cráter de Chicxulub y el final de los dinosaurios

Cuando un grupo de arqueólogos estadounidenses a mediados de la década de los 80, examinaba imágenes satelitales que mostraban la península de Yucatán, en México, no sabían cómo interpretar una imagen que los descolocó por completo: un anillo casi perfecto de unos 200 km de ancho.

Visto desde el espacio, los cenotes, esos depósitos de agua de manantial azules y que son un elemento básico de los folletos turísticos de Yucatán, forman un arco en forma de medio círculo, como hecho por un compás.

El equipo internacional del que el profesor Collins es parte, han estado investigando la anatomía del cráter asociado con la calamitosa caída de asteroides.

Actualmente, esta estructura de 200 km de ancho se ubica debajo de la península de Yucatán, en México, con sus porciones centrales mejor conservadas a poca distancia del puerto de Chicxulub.

La roca, que se cree que tuvo unos 12 km de diámetro, perforó un agujero de manera instantánea en la corteza el cual probablemente tenía unos 30 km de profundidad.

De esta manera, cuando las rocas líquidas en la base de este cuenco se recuperaron, crearon en solo unos minutos una montaña que era más alta que el Everest. Sin embargo, esto no duró y volvió para dejar un prominente anillo interior de colinas o picos.

La única manera en que puede reproducir la geometría es haciendo que el asteroide venga del noreste y golpee la Tierra en un ángulo de aproximadamente 60 grados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Lo más leído