Desde recipientes de agua, hasta una buena limpieza con capa protectora incluida

Los cinco secretos para que las plantas de la terraza o balcón no mueran en el verano

El exceso de sol, la falta de humedad o el exceso de plaga suelen afectar a las plantas en la temporada de calor

Los cinco secretos para que las plantas de la terraza o balcón no mueran en el verano
Las plantas en las terrazas víctimas del calor.

El verano trae consigo muchas cambios, y las plantas también los sufren.

Cuando están expuestas directamente al sol en un balcón o terraza pueden verse seriamente afectadas, sin embargo, existen algunas medidas que podemos tomar en cuenta para evitar que sufran por ello o por los mínimos niveles de humedad y el exceso de plaga.

En este sentido, Nani Cores, nos recuerda cuales son estas recomendaciones (además de una buena técnica de regado que es fundamental).

Colocar recipientes con agua

Situar uno o varios recipientes con agua cerca de las plantas ayuda a transmitirles humedad cuando ésta se evapora.

Crear un microclima

Agrupar plantas es un método muy útil en épocas de calor extremo, ya que se crean microclimas para que regulen su temperatura y humedad. En la terraza o balcón podemos lograrlo colocando varias plantas en una misma maceta o jardinera o muchos tiestos en la misma zona.

Evitar la exposición directa al sol

Podemos evitar que las plantas se quemen colocándolas en espacios luminosos pero donde no reciban los rayos de sol directos o colocando una tela protectora para que sirva de filtro y les de sombra. Es uno de los trucos más efectivos y económicos.

Proteger las macetas

Proteger las macetas del calor también puede resultar una buena idea. ¿Cómo? De varias maneras: recubriéndolas con una tela de brazo, colocando el tiesto dentro de otro más grande (para que no les dé el sol de forma directa) o alejándolas de las paredes y elevándolas un poco del suelo para que no absorban el calor que éstas les pueden transmitir.

Limpiarlas con frecuencia y hacer una capa protectora

Eliminar con frecuencia las hojas y partes secas. De esta manera se evita que la planta destine humedad y nutrientes a estas zonas marchitas.

Además de esto, colocar piedras pequeñas, cortezas de pino o grava encima del sustrato o algo de arcilla mezclada con la tierra ayudan a conservar por más tiempo la humedad en la planta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído