La gripe española causó más muertes que la I Guerra Mundial

Cómo cambió el mundo después de la pandemia de 1918, la peor del siglo XX

Tras el paso de la pandemia de 1918, quedaron traumas generalizados en la sociedad. Se evidenció en el aumento de la natalidad, el espiritismo, el auge económico y un fuerte sentimiento de liberación

Cómo cambió el mundo después de la pandemia de 1918, la peor del siglo XX

La pandemia conocida como la ‘gripe española’, mató a millones de personas a principios del siglo XX.

Fue catalogada a menudo como «la madre de todas las pandemia». Causó la muerte de entre 20 y 50 millones de personas alrededor del mundo, según cálculos de la Organización Mundial de la Salud.

Se extendió entre 1918 y 1920, y los científicos creen que fue contagiada al menos un tercio de la población mundial de aquel entonces, calculada en 1.800 millones de habitantes.

Incluso causó más muertes que la I Guerra Mundial, que estaba terminando justo cuando se desató la pandemia.

 

Al llegar a su fin, por supuesto, causó un gran impacto en la vida de millones de personas, que en muchos casos dejó algún trauma que asumieron formas muy diversas en la recuperación del mundo.

Se hizo notar en cambios en la sociedad y hasta en la prosperidad económica.

De la India a Europa, en 1920 se produjo un boom de natalidad. Las vanguardias artísticas rompieron violentamente con los restos del romanticismo que quedaban, desde la creación del serialismo dodecafónico del compositor Arnold Schönberg al cine de Fritz Lang, pasando por la arquitectura de Walter Gropius y en general la escuela de la Bauhaus.

También, hubo un aumento notable de las mujeres en el mundo del trabajo, que llegaron a ser la quinta parte de la fuerza laboral; se multiplicó el voto femenino. Y a la pandemia de 1918 se deben, también, curiosamente, las modas del espiritismo y el nudismo.

Aumento de la natalidad en 1920

En 1918 las tasas de natalidad en Europa se desplomaron, pero dos años más tarde se habían recuperado, y de una manera significativa.

Algunos autores como Laura Spinney, estimaron que, además de los factores psicológicos, como rearmar las familias, hubo razones biológicas: “Al eliminar a las personas menos sanas (quienes ya estaban enfermos de malaria, tuberculosis y otras enfermedades), la gripe había creado una población más pequeña y más sana, que era capaz de reproducirse a tasas más altas”, escribió.

“Parece algo extraordinario, pero dicho en un sentido muy burdo, así fue: su capacidad biológicapara reproducirse aumentó y tuvieron más hijos”.

Según una investigación que citó, del epidemiólogo noruego Svenn-Erik Mamelund, también explicó por qué ese ‘baby boom’ cayó también en el olvido: fue eclipsado por el que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Pero a diferencia de la oleada de embarazos que dio origen a la generación de los boomers, la que siguió a la gripe española sucedió también en los países no beligerantes.

El auge económico

Según un estudio sueco que determinó que por cada muerte por gripe, cuatro personas terminaron en albergues para pobres, muchos herederos recibieron dinero tras la gripe de 1918, recordó también Spinney: “El sector de los seguros de vida estadounidense pagó casi USD 100 millones en indemnizaciones después de la pandemia, el equivalente a USD 20.000 millones en la actualidad”.

Algunos de esos beneficiados hicieron inversiones: “Por ejemplo, tras la muerte a causa de la gripe de un inmigrante alemán en Estados Unidos, su viuda y su hijo recibieron una suma de dinero. Lo invirtieron en inmuebles y hoy la fortuna de su nieto supuestamente asciende a miles de millones de dólares. Su nombre es Donald Trump”.

Pero en general el fenómeno de la prosperidad fue algo que recorrió toda la década tras la guerra y la gripe: los Roaring Twenties o los años locos, como se los llamó.

“La población que consiguió sobrevivir entró en una fase de euforia en todos los sentidos, incluido el económico”, señalaron a Euronews las historiadoras Laura y María Lara Martínez. “Forma parte de la la naturaleza humana”.

Nudismo

Después de la pandemia de 1918 otros sectores tuvieron una difusión exponencial.

“En los años 20, movimientos como el Lebensreform (reforma de la vida) en Alemania, que abogaba por el vegetarianismo, el nudismo y la homeopatía, ampliaron su área de influencia, atrayendo a aquellos sectores de la población más afectados por la gripe española”, escribió Spinney.

“En 1918 los ítalo-americanos de Nueva York, al igual que los judíos de Odessa, habían mantenido las ventanas totalmente cerradas, convencidos de que los espíritus o el aire viciado causaban enfermedades Ahora, la luz del sol y el aire puro se convirtieron en sinónimos de salud y, para 1930, los conceptos de naturaleza y limpieza estaban firmemente asociados”.

Fue así como al llegar al poder, el nazismo intentó reprimir estos movimientos, pero terminó por asimilarlo dentro de su imaginario de la perfección racial aria.

Tras la caída del Tercer Reich y la división del país, las autoridades comunistas de la República Democrática Alemana usaron ese argumento para combatirlo: “La gran visibilidad del cuerpo desnudo o semidesnudo en ciertas áreas de la cultura nazi contribuyó a convencer a los funcionarios del este de que nada bueno podía salir de la desnudez pública”.

Las mujeres en el mercado laboral

“En muchos países, no quedaban hombres jóvenes para llevar adelante el negocio familiar, dirigir las granjas, capacitarse para profesiones y oficios, casarse y criar hijos para reemplazar a esos millones que habían muerto”, explicó a la BBC Catharine Arnold, autora de Pandemia 1918.

“Eso llevó al llamado problema de las ‘mujeres de repuesto’, con millones de mujeres que no lograron encontrar una pareja adecuada”, añadió.

“En muchos países, no quedaban hombres jóvenes para llevar adelante el negocio familiar, dirigir las granjas, capacitarse para profesiones y oficios, casarse y criar hijos para reemplazar a esos millones que habían muerto”, explicó. “Eso llevó al llamado problema de las ‘mujeres de repuesto’, con millones de mujeres que no lograron encontrar una pareja adecuada”, añadió.

El espiritismo

“El enigma de la vida en el más allá capta la atención del mundo”, tituló en 1920 el periódico New York Sun, según recordó History el primer registro del fuerte resurgimiento del espiritismo, que prometía volver a saber de los seres queridos muertos en la pandemia y en la guerra.

Entre los personajes más influyentes se hallaban dos británicos: sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, y sir Oliver Lodge, un médico reconocido.

Los dos se habían interesado en lo sobrenatural durante mucho tiempo, pero la pérdida de sus hijos —el de Conan Doyle, de gripe, en 1918, luego de haber sido herido en Francia; el de Lodge, en combate en Bélgica, en 1915— parece haber sido el detonante de su pasión.

Los tableros Ouija existían desde 1890, según la Sociedad Histórica del Tablero Parlante, pero tuvieron un enorme aumento de interés entre los años 1917 y 1922″.

El impacto en la población

“Debido a la naturaleza solitaria de la cuarentena, la pandemia de 1918 se sufrió sobre todo en privado”, escribió Noah Kim en The Atlantic.

“El aspecto solitario de la epidemia también afectó el modo en que se la recordó. A medida que la enfermedad cesó su transmisión, la atención del público se orientó hacia el final de la Primera Guerra Mundial, lo cual socavó los rituales de catarsis que las sociedades necesitan para superar los traumas colectivos.

En las décadas que siguieron, la gripe se archivó en las mentes: se la recordaba pero rara vez se hablaba de ella. El escritor John Dos Passos, quien se contagió en un barco de tropas, jamás mencionó la experiencia”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído