Cuando un virus entra en el cuerpo, este ingresa a una célula sana y la utiliza para producir nuevas partes de virus

Vitaminas y COVID-19: ¿Qué debes saber y cuáles refuerzan la salud pulmonar?

Es necesario mantener los pulmones de forma óptima para prevenir infecciones. Si alguien es infectado, los especialistas recomiendan fortalecer y reparar los pulmones con alimentos nutritivos, incluso con vitaminas de la farmacia como otro refuerzo

Vitaminas y COVID-19: ¿Qué debes saber y cuáles refuerzan la salud pulmonar?

Lo primero que debes saber es que no existen complementos alimenticios ni suplementos vitamínicos que prevengan, traten o curen la infección por coronavirus.

Respecto al empleo de las diferentes vitaminas, es cierto que se están llevando a cabo varios ensayos con la vitamina D, pero no existe aún evidencia suficiente como para recomendar su uso profiláctico o terapéutico, ni tampoco para apoyar la asociación entre los niveles de vitamina D y la predisposición a la COVID-19 o a su mayor gravedad.

En el caso de los multivitamínicos son posiblemente el suplemento más utilizado por la población en general. Pero, a pesar este uso universal, los beneficios siguen siendo controvertidos.

Existen profesionales de la salud que los aconsejan, otros los desprecian.

Lo que si es cierto, es que la alimentación juega un importante papel en la prevención y tratamiento de las enfermedades.

Sin embargo, no ha sido hasta las últimas décadas del siglo XX cuando la comunidad científica ha profundizado en la relación entre los alimentos que ingerimos y nuestra salud.

A este respecto surge la inmunonutrición, una disciplina en plena expansión que estudia el efecto de los alimentos –y de las moléculas que contienen– sobre el sistema inmunitario. Sin dejar de lado otros aspectos relacionados con la microbiota, alergias u obesidad.

Ya en el vientre, a través de los alimentos que ingiere la madre, el feto recibe nutrientes y otros compuestos que comienzan a definir sus defensas. Después del nacimiento, la leche materna aportará componentes esenciales para el desarrollo completo del recién nacido, mejorando también la función inmunitaria durante todas las etapas de la vida.

Tanto es así que existen evidencias de que aquellos niños que han tomado leche materna presentan menor incidencia de enfermedad inflamatoria intestinal, alergias y asma durante la niñez. Incluso se asocia la lactancia con menor probabilidad de desarrollo de diabetes y obesidad durante la vida adulta.

¿Qué son y qué llevan los multivitamínicos?

Son productos que contienen básicamente una lista múltiple de vitaminas y minerales, a los que no es raro que se le añada algún otro ingrediente como ácidos grasos como el Omega3 o alguna enzima especial y extractos o semillas de frutas.

Según la Academia Española de Nutrición y Dietética, aunque algunos nutrientes como el cobre, folatos, hierro, selenio, vitamina A, vitamina B12, vitamina B6, vitamina C, vitamina D y zinc contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmunitario, no podemos asociar el hecho de potenciar su consumo a un menor riesgo de COVID-19, por lo que no hay que fomentar su consumo para este fin.

Existen fundamentos para afirmar que nuestro estado nutricional influye sobre el sistema inmunitario.

Un individuo bien nutrido se encuentra mejor preparado para hacer frente a cualquier agente extraño o patógeno que pueda invadirlo. Todo lo contrario que quienes sufren malnutrición, ya sea debida al defecto o al exceso en la ingesta de alimentos.

Sea como fuere, la evidencia científica indica que los micronutrientes repercuten de manera importante en la función del sistema inmunitario. Tanto que los expertos empiezan a hablar de inmunonutrientes.

Destacan entre ellos el zinc y las vitaminas C y D, con propiedades inmunoestimuladoras.

Concretamente, estos tres elementos cooperan para mantener los componentes de la inmunidad innata y adaptativa. Cuando escasean, el sistema inmunitario se deprime, aumentando el riesgo de infecciones, sobre todo de las vías respiratorias altas, como el resfriado común y la gripe.

Otros elementos como el hierro y el cobre resultan esenciales para mantener la integridad de las relaciones entre los sistemas nutricional e inmunitario. Incluso actúan como mediadores en diferentes reacciones metabólicas.

Vitaminas esenciales para reforzar la salud pulmonar ante la COVID-19

De momento, no existe una cura para el coronavirus, por lo que es necesario mantener los pulmones de forma óptima para prevenir infecciones.

Aún, si alguien es infectado, los expertos recomiendan fortalecer y reparar los pulmones con alimentos nutritivos/y o vitaminas de la farmacia como otro refuerzo.

Vitamina D:

Los niveles de vitamina D en sangre inferiores a lo normal se han relacionado con un mayor riesgo de infecciones, así como con afecciones como fibrosis quística, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedad pulmonar intersticial, según livestrong.com.

Vitamina C:

Los científicos han relacionado los bajos niveles de vitamina C con el aumento de la falta de aliento, moco y sibilancias.

Posee propiedades que le permiten luchar contra los radicales libres y las toxinas, y también ayuda a su cuerpo a eliminar estas moléculas potencialmente dañinas. Al ayudar a su cuerpo a eliminar toxinas y radicales libres, la vitamina C puede reducir las tasas de daño del tejido pulmonar y darle a su cuerpo la oportunidad de reparar estos tejidos.

De igual manera, es soluble en agua, lo que significa que es poco probable que se acumule a niveles tóxicos en su cuerpo, sostiene el Lung Health Institute.

Vitamina E:

Los especialistas sugieren que las personas que experimentan un brote de síntomas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tienden a tener niveles más bajos de vitamina E que las personas que no la tienen.

Las personas que toman suplementos de vitamina E regularmente durante años, ya sean fumadores o no fumadores, pueden reducir su riesgo.

Vitamina A

Las personas con la mayor ingesta de vitamina A tenían un riesgo 52% menor de EPOC. La vitamina A es esencial para la preservación de la integridad del epitelio, y ejerce efectos antiinflamatorios en los pulmones. La deficiencia de vitamina A promueve y agrava la inflamación preexistente.

Las vitaminas y la alimentación

Las vitaminas y minerales no contienen calorías. Intervienen en numerosos procesos biológicos actuando como moléculas que asisten en funciones de todo tipo.

Sin embargo, en cualquier caso no hay suplementación que pueda corregir el daño de una mala dieta.

Atendiendo a las indicaciones de organismos oficiales como la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y el Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, no existen superalimentos preventivos o curativos en el campo de la enfermedad de COVID-19.

No obstante, sí es recomendable mantener un peso óptimo y llevar una alimentación lo más variada posible que permita adquirir todos los macronutrientes y micronutrientes de forma natural. Para ello es imprescindible basar la alimentación en:

Al menos, 5 raciones de frutas y verduras diarias, muy ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes.

Cereales y semillas integrales, mejor que refinados, dado que son ricos en vitaminas del grupo B y contienen gran cantidad de fibra, frutos secos (omega-3).

Legumbres como fuentes de proteína vegetal.

En su justa medida, lácteos, huevos, pescados y carnes como fuentes de proteínas animales.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído