Los tanques de almacenamiento de la planta se quedan sin espacio

Un millón de metros cúbicos de agua radiactiva de Fukushima será lanzada al océano Pacífico

La central fue paralizada por un poderoso terremoto y un posterior tsunami en 2011. Ahora, el gobierno de Japón pretende empezar a vaciar los tanques de agua contaminada en 2022

Un millón de metros cúbicos de agua radiactiva de Fukushima será lanzada al océano Pacífico

Tras el desastre en 2011, los enormes tanques de agua contaminada de radiación de la planta nuclear de Fukushima van quedando sin espacio.

Las dos opciones que ofrece el gobierno de Japón son evaporarla o filtrarla al mar, y parece ganar más peso la segunda opción. Millones de galones fluirán por el Pacífico.

En septiembre de este año, el agua almacenada ascendía a 1,23 millones de toneladas y llenaba 1.044 tanques.

Los pescadores y residentes locales se han opuesto a la liberación al mar debido al temor de que los consumidores eviten los mariscos capturados cerca.

Corea del Sur, que actualmente prohíbe las importaciones de productos del mar de la zona, también ha expresado reiteradamente su preocupación por el impacto medioambiental.

El director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, dijo durante su visita a la planta en febrero de este año que la liberación de agua al mar cumple con los estándares globales de práctica en la industria, y que se trata de una práctica común en todo el mundo en situaciones de emergencia. Planean filtrar el agua en 2022, cuando los tanques agotarán su capacidad. 

No obstante, el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, aseguró el mes pasado que el Gobierno quería «tomar una decisión lo antes posible» sobre cómo tratar el agua durante una visita a la planta de Fukushima.

Hiroshi Kishi, presidente de JF Zengyoren, una federación nacional de cooperativas pesqueras, expresó su oposición a liberar el agua en el mar en una reunión con el gobierno. Por su lado, el Ejecutivo japonés ha asegurado que se reunirá con todos los colectivos para llegar a un acuerdo.

Cuatro expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas han solicitado al gobierno de Japón que no descargue agua al mar hasta que se realicen consultas en las comunidades afectadas y los países vecinos. Temen que la radiación entre en la cadena alimentaria.

Otra de las opciones, ante la imposibilidad de que los tanques retengan más agua es construir más tanques que vayan almacenando agua hasta que las sustancias pierdan radioactividad.  

El desastre de Fukushima

El 11 de marzo de 2011, un terremoto desencadenó un tsunami en Japón que desencadenó incendios y explosiones en la planta de Fukushima Daiichi.

La central se quedó sin energía, con la consecuente interrupción de las operaciones de rociado de agua para enfriar cuatro de los seis reactores.

Los peligrosos isótopos se filtraron al aire, al suelo y al agua.

Desde entonces, para evitar que sus núcleos dañados se derritan, se utiliza agua para el enfriamiento.

Pero el agua que se va a acumulando. Actualmente, la empresa Tokyo Electric Power Company (TEPCO) almacena el equivalente a 400 piscinas olímpicas. Esos tanques se están quedando sin espacio.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído