Los datos se obtuvieron de un completo estudio genómico

El cannabis fue ‘domesticado’ como el trigo o la cebada hace 12.000 años

Los datos desvelan que se trató de un proceso que ocurrió en Asia Oriental y no en el centro del continente como se consideraba

El cannabis fue ‘domesticado’ como el trigo o la cebada hace 12.000 años
Cannabis PD

Un estudio genómico desvela que el cannabis (cáñamo y marihuana) se domesticó por primera vez hace 12.000 años en Asia Oriental y no en el centro del continente.

El cannabis (Cannabis sativa) se utiliza alternativamente como fuente de fibras textiles y oleaginosas (cáñamo), así como por sus propiedades medicinales y recreativas (marihuana).

El cáñamo y la marihuana se diferencian, entre otras cosas, por su contenido relativo de Cannabidiol (CBD) y Tetrahidrocannabinol (THC), las dos moléculas más abundantes entre un centenar de otras llamadas «cannabinoides», solo secretadas por esta especie e implicadas en la defensa química de la planta.

Si bien el cáñamo generalmente produce más CBD que THC, la marihuana, por otro lado, contiene cantidades muy altas de cannabinoides y especialmente THC psicoactivo.

«El modo de acción de estas dos moléculas es simple: el CBD y el THC se unen a los receptores del sistema nervioso central y provocan una amplia gama de efectos, incluido el alivio de los síntomas de los trastornos neurológicos. En los últimos años, además, el potencial terapéutico del cannabis ha experimentado un fuerte resurgimiento del interés», comenta Luca Fumagalli, científico principal del estudio.

¿Cómo llegaron los procesos de domesticación de esta planta universal a tales diferencias estructurales y químicas? Pocos estudios han analizado el tema, especialmente debido a las restricciones legales vigentes en la mayoría de los países, lo que hace que la recolección de muestras sea complicada, si no imposible. Hasta ahora, los investigadores también se han centrado más en los efectos biomédicos del cannabis, que en su genética e historia evolutiva.

Utilizando un muestreo global sin precedentes, los científicos liderados por Fumagalli secuenciaron y analizaron los genomas completos de más de un centenar de especímenes de diversa procedencia y naturaleza. Estos incluían, entre otros, plantas salvajes (plantas cultivadas antiguas que regresaron a la naturaleza) recolectadas en el campo en Asia, variedades locales a veces raras y olvidadas, así como cultivares históricos y modernos de cáñamo y marihuana de empresas agronómicas, tiendas y el Vavilov Institute en San Petersburgo, el banco de semillas de cannabis más grande del mundo. Este esfuerzo se complementó con datos del genoma publicados públicamente, en particular de los cultivadores de marihuana de América del Norte.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído