Padres y alumnos plantan a EpC

Las familias con hijos en segundo de ESO en el instituto Altaia de Altea se niegan a entrar a clase de Educación para la Ciudadanía en inglés e inician un paro indefinido.Los padres de los alumnos de segundo de ESO han decidido apoyar a los profesores que esta misma semana han sido objeto de las amenazas de la inspección sobre la apertura de expedientes por negarse a su vez a impartir esta asignatura en inglés y ayer iniciaron una serie de medidas. Los cien alumnos del instituto de segundo de ESO no irán a esta clase «hasta que el conseller de Educación reconsidere que su decisión perjudica a nuestros hijos e hijas porque se les obliga a recibir clases con un nivel de inglés de selectividad y no para niños de 11 y 12 años», como explicó la presidenta de la AMPA del Altaia, Raquel Pérez.
A las ocho de la mañana de ayer se inició la huelga de estos alumnos con el apoyo de sus padres, que permanecieron con ellos en el exterior del instituto durante la hora de clase de EpC. Los padres autorizan por escrito «la no-asistencia de nuestros hijos e hijas a clase en la hora de EpC hasta que no se tomen medidas por parte de la Consellería de Educación que permitan acceder a los contenidos propios de esta asignatura en castellano y valenciano». Según Raquel Pérez «EpC debe ser tratada como las demás asignaturas. Pedimos que se imparta en cualquiera de las dos lenguas oficiales de la Comunidad Valenciana».
La presidenta de la AMPA aseveró que «la traducción simultánea -el profesor de Filosofía debe permanecer en silencio y explicar la materia al profesor de Inglés que ha de traducir sus palabras- es un método antipedagógico, absurdo, grotesco e improcedente. No solo en esta signatura, sino en cualquiera». Esta es la principal razón por la que han decidido apoyar la huelga de sus hijos «hasta final del curso, si es necesario». Pérez indicó que durante el tiempo que dure esta medida «haremos con nuestros hijos otras actividades extraescolares para que no pierdan el tiempo».
La presidenta de la AMPA insistió en su disconformidad con la decisión del conseller Font de Mora: «No vamos a claudicar en nuestra lucha por defender los intereses y la educación de nuestros hijos. No esperábamos llegar a esta situación porque en otras comunidades autónomas no ha pasado esto. Al parecer es un capricho de los gobernantes valencianos que quieren fomentar el trilingüismo cuando estos alumnos no tienen el nivel adecuado de inglés. Para hacer lo que quieren habría que comenzar enseñándolo en preescolar». Los padres se lamentan de la «absurda decisión de la conselleria porque quita a nuestros hijos el derecho a asistir a una clase de educación en valores. Sus contenidos hablan de los temas actuales de la sociedad, se fomentan los valores de la familia, la tolerancia, la convivencia en un mundo intercultural, el respeto a los demás y otros aprobados por el Parlamento Español, como el matrimonio entre homosexuales o la ley del aborto, que son los dos temas que han creado el conflicto y el rechazo de algunos sectores políticos y religiosos».

Una situación kafkiana
El resto de profesores del IES Altaia apoyan plenamente a sus compañeros de Inglés en sus
reivindicaciones, tal como acordaron en un Claustro extraordinario para que la asignatura se imparta en valenciano o en castellano.
El profesor de Valenciano, Miquel Blanes, dijo ayer que se está viviendo «una situación kafkiana» donde el perjudicado principal «es el alumno». También aprecia que a la hora de acatar la orden de Consellería «hay situaciones muy extrañas con inspectores que la hacen cumplir a rajatabla y otros que hacen la vista gorda». Según este profesor «se está dando en inglés de manera virtual porque sabemos, y los inspectores también, que en muchos institutos se imparte en
castellano o valenciano, pero no en inglés, aunque luego declaran que es así para evitarse complicaciones. Esto es una burla y un paripé», aseveró al tiempo que añadía que el conseller «está amenazando a los profesores si no cumplen su ley, cuando él mismo incumple la que aprobó el Parlamento Español. Se da una situación un poco extraña que da mucho en qué pensar porque, además, los inspectores sólo vigilan a los centros públicos, mientras que a los colegios concertados, que reciben dinero del erario no van a pesar de saber que allí no se imparte EpC en inglés».
Para Blanes actualmente «la gente está cómoda y no hay capacidad de movilización. La gente traga y solo protesta en petit comitée. Eso lo saben los políticos y hacen cosas absurdas como el caso de EpC en inglés».OTRAS REACCIONES
«No pueden amenazarnos como a los docentes»
También la AMPA del IES 1 de Mutxamel está dispuesta a plantar cara a la conselleria y ha pedido «a nuestro honorable conseller de Educación que rectifique, que es de sabios, por el bien de nuestros hijos. De lo contrario adoptaremos otro tipo de medidas», advirtió la presidenta, Alexia Puig, quien añadió que «a nosotros no nos pueden amenazar como al profesorado. No podemos ser sancionados puesto que se supone que vivimos en democracia y tenemos libertad de expresión». También tachan de «aberración» que se de EpC en inglés.
Ante las presiones de los padres, la Federación provincial Enric Valor ha convocado una asamblea este sábado en el IES Figueras Pacheco de Alicante a la que ha invitado a los padres de todos los institutos de la provincia y en la que informarán tanto el delegado de la Alta Inspección educativa del Gobierno, David Serrano, como miembros de los sindicatos.
Por su parte el delegado del Gobierno en la Comunidad, Ricardo Peralta, apuntó que todo esto acabaría «si la conselleria adoptara el sentido común» y pidió a la comunidad educativa un «sobreesfuerzo» ante «esta «situación, muy difícil», para no perjudicar a los alumnos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído