Marginación y veto al castellano en las aulas.

(PD).- Miles de personas se han manifestado en Barcelona en contra el sistema de inmersión lingüística en la educación en Cataluña.
El periodista Arcadi Espada afirmó que «no es el ciudadano el que tiene que estar al servicio de las lenguas, sino viceversa», recalcando que el Govern «vulnera la ley» y da al castellano «el carácter de idioma extranjero».

Expuso la «marginación y veto» del castellano en las aulas, el «grotesco» dominio lingüístico del catalán que se exige para trabajar en la administración y la negación del carácter catalán de la cultura hecha por catalanes en castellano.

«Están convirtiendo al catalán en el fundamento de la construcción de una nación imaginaria», indicó, en una proceso que se realiza mediante la «imposición de devoción, lealtad y deberes para con la lengua», según Espada.

El actor Toni Cantó, presentador del acto, criticó los «monstruos» creados por la Generalitat, resaltando que en muchos ámbitos profesionales «cuenta más el cómo se hable catalán o euskera que la habilidad con el bisturí» e ironizando que en el futuro quizás sea más importante «el cómo se baile la sardana».

«Estaría bien que Barcelona se enriqueciera como yo en Madrid, donde hay directores catalanes», cosa que según el actor «aquí no pasa».

El escritor vasco Iñaki Ezquerra evidenció la «radicalización ideológica» de la escuela pública, «mientras los hijos de los dirigentes van a la privada», dijo.

Ezquerra calificó al presidente de la Generalitat, José Montilla y al lehendakari vasco, Juan José Ibarretxe, de «Herodes pedagógicos», que tratan de «decapitar a las nuevas generaciones, quitándoles el castellano».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído