Acoso y Discriminación inconstitucional contra los alumnos que optan por la clase de Religión

(Europa Press) Tres de cada cuatro centros discriminan a los alumnos que optan por la clase de religión en Asturias.
La Plataforma Religión en la Escuela hizo público hoy en Asturias un comunicado en el que denuncia la «discriminación y el acoso» a los alumnos y la asignatura de Religión que se está dando el curso escolar a la hora de implantar el nuevo Bachillerato.

El colectivo asegura que en los centros educativos que imparten bachillerato se constata que el aumento en el número de horas lectivas provocado por la introducción de la asignatura Ciencias del Mundo Contemporáneo, que «no sólo ha supuesto modificar el horario de Religión para hacerle sitio, sino que además se traduce finalmente en un nuevo y grave atropello a esta materia»

Sostienen que en tres de cada cuatro centros educativos «queda arrinconada y marginada en la única séptima hora de la semana». Esto supone que «los alumnos han de entrar antes o salir una hora más tarde de lo habitual, sin contar además con ninguna respuesta por lo general al problema del transporte escolar».

Consideran que esta «discriminación» es más evidente en algunos centros «donde a esta asignatura, y sólo a ella, se le asigna un horario de tarde».

En otros centros, el número de periodos lectivos se vincula a la existencia o no de alumnos de Religión, lo que supone, en opinión de la Plataforma, «un condicionamiento intolerable de su libre elección al hacer recaer sobre ellos la responsabilidad de alargar la jornada y complicar la misma organización del centro».

La Plataforma insiste en que sólo en uno de cada cuatro centros «se han buscado fórmulas que no penalicen expresamente ninguna materia, tratando por igual a todos los alumnos a la hora de resolver el anacrónico horario impuesto por la Consejería y los problemas que genera».

Para el colectivo, esta situación supone una «política de acoso promovida por la Consejería de Educación de Asturias, disfrazando de legalidad su inequívoca voluntad de acabar con la asignatura de Religión, dando pie a una normativa confusa en la que se justifica cualquier atropello y consintiendo que las cosas se degraden a sabiendas».

Por este motivo, el colectivo expresó su deseo de «estudiar las vías legales oportunas y a promover la movilización de quienes creen en una escuela de todos y para todos que no discrimine a nadie por motivos de raza, color, sexo, pensamiento o religión».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído