Imposición del Gobierno para el 84% de los españoles.

PD.- El 61 por ciento de los padres españoles quiere que el grupo de asignaturas conocido como Educación para la Ciudadanía sea de carácter voluntario y el 54 por ciento de los que tienen hijos en edad escolar no quiere que sea evaluable.

Ése es el resultado de la encuesta “La nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía. ¿Qué opinan los padres?”, realizada por la Confederación de padres y madres de alumnos (COFAPA), organización que dice representar a más de un millón de padres.

Para la encuesta se han realizado más de 1000 entrevistas a españoles mayores de 18 años, de los que el 30 por ciento son padres de hijos en cualquier edad escolar. La nueva asignatura introducida en la LOE se imparte en 2.º ó 3.º de ESO (como Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos), en 4.º de ESO (bajo la denominación Educación Etico-Cívica) y en 1º de Bachillerato (con el nombre de Filosofía y Ciudadanía). A partir del curso 2009-2010, se dará también en 5.º de Primaria, con el mismo nombre que en 2.º ó 3.º de la ESO.

Sobre una muestra de 1.000 entrevistas, el trabajo de COFAPA se ha llevado a cabo entre el 15 y el 29 de septiembre, con el objetivo de reflejar lo que opinan los padres respecto a estas asignaturas, “independientemente del partido político al que voten”, explicó en rueda de prensa la presidenta de esta organización, Mercedes Coloma.

Independientemente de cuáles sean las afinidades de los padres con cualquiera de los partidos mayoritarios, la mayoría desearía que la asignatura fuera voluntaria. Así, entre los padres encuestados que reconocen su voto al PP, el 73 por ciento cree debería ser voluntaria, frente al 15 por ciento que consideran que debe ser obligatoria. Entre los votantes del PSOE, el estudio de COFAPA destaca que el 60 por ciento se inclina por la voluntariedad de EpC, frente al 30 por ciento que cree que debe ser obligatoria. Por el contrario, el 83 por ciento de los padres que votan a IU opina que tiene que ser obligatoria.Otra de las cuestiones que aborda la encuesta es si EpC debe ser o no evaluable. Así, más de la mitad de los padres con hijos en edad escolar (54 por ciento) considera que la asignatura no debería evaluarse, frente al 36 por ciento que prefiere que sí se evalúe.

En cuanto a la información recibida por parte del Gobierno, el 67 por ciento de los consultados cree que el Ejecutivo debería haber informado más a los padres antes de implantar estas asignaturas, frente al 26 por ciento que opina lo contrario. Además, el 84 por ciento de los españoles cree que EpC se percibe como una imposición que no ha contado con el necesario consenso político, aunque hay un 9 por ciento que cree que sí ha habido acuerdo.

De la escasa información que se transmite sobre este asunto da idea el dato de que casi un tercio de los padres con hijos en edad escolar no ha oído hablar este grupo de asignaturas, un porcentaje que alcanza el 37 por ciento cuando se trata del total de los españoles.

La presidenta de COFAPA, Mercedes Coloma, informó de que su organización ha registrado más de 7000 objeciones de conciencia de padres que no desean que sus hijos asistan a esta asignatura.

Así mismo, defendió el uso de “cualquier medio legítimo” para que los padres puedan “defender sus convicciones” ante un conjunto de materias que “merma y lesiona” los derechos de los padres y representa “la imposición de una moral de Estado”.

“Los datos hablan por sí solos”, ha manifestado la presidenta de COFAPA, organización que, según ha afirmado, quiere ”que llegue a la sociedad el sentir de los ciudadanos”.

Por su parte, el vicepresidente de COFAPA y presidente de la federación catalana, Antoni Arasanz, anunció que la semana próxima se presentarán más de 1000 objeciones en Cataluña e informó de que en esa Comunidad se han presentado 27 recursos por diferentes aspectos relativos a la LOE ante el Tribunal Superior de Justicia, “y nos han dado la razón siempre”. Por ello opinó que se ha abierto un campo jurídico que no ha estado explotado. “Y si hay que ir a Estrasburgo, se irá”, advirtió, asegurando que “no nos da miedo” cuando se advierte de que si no se va a clase no se podrá obtener el título. “Menos Educación para la Ciudadanía, menos gaitas y más trabajo y esfuerzo”, añadió.

Por otra parte, Arasanz se mostró contrario a la opción de impartir Ciudadanía en inglés (lo que está siendo motivo de polémica en la Comnunidad Valenciana). “No darla para decir que la doy en inglés es huir del tema real”, indicó. Sobre la carta del cardenal Cañizares informando que la materia no se impartirá en los centros católicos de Toledo, aseguró que le parece bien. “Yo acepto el pluralismo”, concluyó.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído