El Vaticano opina que la objeción a EpC es «oportuna y necesaria»

El Vaticano opina que la objeción a EpC es «oportuna y necesaria»

(PD).-El cardenal prefecto de la Congregación Pontificia para la Educación Católica del Vaticano, Zenon Grocholewski, ha declarado en una reciente entrevista que es «necesaria» la objeción de conciencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía en España, donde, según su opinión, el Gobierno «promueve una sociedad fundamentada en el relativismo y el nihilismo anticristiano».

A Grocholewski le recuerda, al parecer, a «los tiempos del régimen comunista» en Polonia, cuando él mismo había optado junto a otras personas por la objeción de conciencia en el ámbito escolar, «organizando cursos de religión católica», que iba contra la ley.

En una larga entrevista publicada ayer por la revista católica italiana Il Consulente Re, recogida por Europa Press, el cardenal Grocholewski dice que la objeción de conciencia de los padres y alumnos ante una educación cívica contraria a sus convicciones «no sólo es oportuna, sino necesaria».

En el caso de España, además, «se hieren los derechos fundamentales del hombre, reconocidos en la Declaración universal de 1948», según su opinión.

El cardenal considera que «todos los regímenes dictatoriales buscan guiar la escuela formando a ciudadanos que sean dóciles», de acuerdo a sus consignas, y que en el fondo, de esta manera se convierten en «esclavos».

«Yo personalmente, he experimentado esta realidad en mi propio país de origen, en Polonia, donde el régimen comunista dictaba lo que se tenía que enseñar y qué comportamientos se tenían que presentar como buenos», relata.

«Se cerraron las escuelas católicas y se pretendía hacer callar a la Iglesia. Esto comportaba una evidente violación del derecho fundamental de los padres a educar a sus hijos según las propias convicciones. Y también una violación de los principios fundamentales de la democracia», explica.

«De modo análogo se mueve alguna corriente política hoy en el poder porque busca imponer a todos la propia concepción relativista sobre los comportamientos ético-morales», también con el objetivo de «no encontrar oposición a sus decisiones, que van en la dirección de esa concepción», señala.

Por el contrario, Grocholewski sostiene que «no debe ser el Estado el que dicte qué contenidos éticos se deben enseñar a todos». «El Estado», dice, «siguiendo los sanos principios de la democracia, debe, sobre todo, respetar el derecho de los padres a determinar la educación ético-religiosa que quieren para sus propios hijos. Es más, debe ayudar a los padres a educar a sus hijos según su conciencia».

En cuanto a la división que se suele hacer entre escuela pública y privada, consideró que el modo de enfocar este problema «no es del todo correcto».

«Se debería, en cambio, hablar de escuela pública estatal y no estatal, en el sentido de que las instituciones escolares que no están gestionadas por el Estado también ofrecen un servicio público y deben encontrar una colocación justa en un sistema escolar integrado», concluye.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído