Educación facilitará estudiar «a plazos» para atacar el fracaso escolar

Educación facilitará estudiar «a plazos» para atacar el fracaso escolar

(PD).-Tres de cada diez jóvenes españoles con edades entre 18 y 24 años no siguen estudiando después de haber terminado la ESO, un porcentaje preocupante si nos comparamos con nuestros vecinos europeos.

Según Rocío Ruíz en La Razón, Educación se ha lanzado a la puesta en marcha de un plan para evitar que los jóvenes dejen los estudios una vez acabada la ESO, lo que se conoce como abandono temprano.

En esencia, Educación cree que los jóvenes no siguen estudiando porque nuestro sistema no ofrece posibilidades atractivas, así que la solución pasa por que el sistema se adapte a cada alumno, según se desprende del borrador del plan. Un sistema flexible Así, apuntan la posibilidad de «facilitar a los jóvenes que puedan seguir estudiando mientras trabajan en colaboración con las empresas con un sistema flexible que permita el retorno continuo a los estudios», informaron fuentes conocedoras del plan.

Medidas como ésta ya se aplican en comunidades como Castilla y León o País Vasco, que permiten a los estudiantes de FP obtener la titulación por partes, o «a plazos», mientras trabajan, lo que se conoce como «oferta parcial». A su vez, existe otra modalidad denominada «oferta flexible», que permite a las empresas ponerse de acuerdo con las autoridades educativas para que convaliden la experiencia de sus trabajadores con determinados módulos de FP. Las dos son opciones que compatibilizan trabajo con formación y adquisición de títulos académicos, se aplican desde hace dos años en algunas autonomías y se generalizarán con el plan. En el Bachillerato también se aplican opciones flexibles, como el Bachillerato nocturno, que dura tres años, en lugar de dos, para aquellos que no se dedican en exclusiva a los estudios. El proyecto prevé, además, aumentar el número de becas para los jóvenes de 16 años con economías precarias para evitar que abandonen los estudios y prevé fomentar la contratación de titulados.

El plan, que todavía ultima el departamento que dirige Mercedes Cabrera, se llevará a la conferencia sectorial de Educación prevista para el próximo 17 de noviembre y recoge las aportaciones de las autonomías. Comunidades como Castilla y León quieren que el plan no aporte soluciones exclusivamente para hacer retornar a los estudios a los jóvenes que ya han acabado la ESO, pretende que también alcance a los que no han acabado los estudios obligatorios. Según el consejero de Educación de esta Comunidad, Fernando Sánchez-Pascuala, hay un 33 por ciento de alumnos que no consigue graduarse, pero la mitad de éstos (15%) consigue la titulación al llegar a los 24 años. Es por esto por lo que opina que «hay que introducir estrategias para acelerar que estos jóvenes obtengan el graduado antes de los 24 años y utilicen el margen de los 16 a 24 años para obtener un título postobligatorio, no el graduado».

Por su parte, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, al frente de la cual se encuentra Lucía Figar, cree que la solución para evitar el fracaso en la ESO son los nuevos Programas de Cualificación Profesional que permiten iniciarse en el mundo profesional y a la vez preparar el acceso a la FP de Grado Medio. Las medidas que ofrece el plan de retorno a las aulas hay que sumarlas a las que ya se contemplan en la LOE. La ministra de Educación ya anunció en mayo otras alternativas. Así, los centros de secundaria ofrecerán módulos de «repesca» para obtener el título de la ESO. Es lo que se conoce como POPI. A ellos podrán acceder alumnos repetidores mayores de 16 años que ya no puedan obtener una titulación porque han repetido más de una vez por ciclo o dos veces en cuarto de la ESO.

Los cursos, que en nada tienen que ver con la FP, serán personalizados y tendrán en cuenta las circunstancias o las posibilidades que ofrece el mercado laboral. Además, ofrecerán la facilidad de cursar un módulo de «repesca» para obtener el título de ESO. Estos planes «a la carta», que ya se desarrollan en Ceuta, Melilla, Canarias y Castilla y León, se están empezando a implantar en toda España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído