Los padres tienen derecho a saber.


(Educador Digital).- Los padres tienen derecho a saber y las CC.AA. deben luchar contra el fracaso escolar desde los datos que proporciona la evaluación. Porque lo que no se mide no se puede gestionar y lejos de la postura del sindicato CCOO, para el que «la evaluación es un cáncer» el Plan General de Mejora de las Destrezas Indispensables para medir el nivel académico de los alumnos de 6º de Primaria, busca mejorar las competencias de los escolares madrileños.

CC.OO. ha impugnado la prueba porque la filosofía de la calidad y la evaluación podría amenazar el status quo de una comunidad educativa virtual, que vive del pilla pilla presupuestario y pretende perpetuarlo, olvidando que la prueba de nivel permite identificar fortalezas y áreas de mejora en un sistema educativo que debería estar comprometido con la calidad y la mejora contínua y en el que, por supuesto, los padres tienen derecho a saber.

De la mano del consejero D. Luis Peral y desde mayo de 2005 los alumnos de 6º de Primaria de la Comunidad de Madrid realizan una prueba, que se llamó de Conocimientos y Destrezas Indispensables, cuyo principal objetivo era evaluar la adquisición, por parte de los escolares, de los conocimientos necesarios para empezar la Educación Secundaria Obligatoria.

Para el TSJM, «no se entiende bien» que se impugne un Plan destinado a mejorar las estadísticas de fracaso escolar en la región «cuando se debe actuar, siempre que sea posible, para mejorar la situación de nuestra población escolar». En su auto emitido el pasado 15 de octubre, el Tribunal concluía que «el hecho de que, ante los resultados existentes, se debiesen publicar nuevos estándares o niveles, no sólo no era arbitrario y no justificado, sino totalmente necesario».

La Consejería de Educación estableció un Plan General de Mejora de las Destrezas Indispensables que, además de proporcionar recursos didácticos a los colegios, contemplaba la realización de una prueba externa anual, con las mismas características que la de Conocimientos y Destrezas Indispensables, y la publicación de los contenidos esenciales que los alumnos debían aprender al final de cada uno de los tres ciclos de Primaria.

A la prueba realizada en mayo se presentaron más de 53.000 alumnos pertenecientes a 1.200 colegios públicos, privados y concertados de la región. Los resultados pusieron de manifiesto que las competencias básicas en Lengua y Matemáticas de los escolares madrileños de Sexto de Primaria van mejorando, aunque siguen presentando carencias en ortografía y en la resolución de problemas matemáticos.

Para el TSJM, «no se entiende bien» que se impugne un Plan destinado a mejorar las estadísticas de fracaso escolar en la región «cuando se debe actuar, siempre que sea posible, para mejorar la situación de nuestra población escolar». En su auto emitido el pasado 15 de octubre, el Tribunal concluía que «el hecho de que, ante los resultados existentes, se debiesen publicar nuevos estándares o niveles, no sólo no era arbitrario y no justificado, sino totalmente necesario».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído