Sofismas y demagogia contra la Patria Potestad

(Educador Digital).- Lo ha dicho la ministra Aído: «Si pueden casarse, pueden abortar». Y aunque el silogismo resulta ser una falacia por considerar cierto un hecho falso, como que las chicas de 16 años pueden contraer matrimonio en España sin consentimiento, ya corren ríos de tinta y la demagogia de la ignorancia y el desprecio a la realidad jurídica siembran la semilla de la confusión.

El debate no puede ser sólo jurídico y resulta paradógico que sea la propia ministra de igualdad quien omita las severas limitaciones que las menores casadas tienen en su esfera de derechos ó que el padre Marina de Calcuta, autor del único manual de EpC citado por Rodríguez Zapatero en el Congreso, negara a la primera alumna objetora de la Comunidad de Madrid, la capacidad jurídica para ejercer el derecho fundamental a la objeción de conciencia «al no ser mayor de edad», al mismo tiempo que se declara a favor de conceder el voto a los jóvenes entre 16 y 18 años.

Lo ha dicho la ministra Aído: «Si pueden casarse, pueden abortar». Y aunque el silogismo resulta ser una falacia por considerar cierto un hecho falso, como que las chicas de 16 años pueden contraer matrimonio sin consentimiento, ya corren ríos de tinta y la demagogia de la ignorancia y el desprecio a la realidad jurídica siembra la semilla de la confusión.

El Código Civil establece, en su artículo 46, que no pueden contraer matrimonio los menores de edad no emancipados. Dado que la emancipación, según los artículos 314 y siguientes del Código Civil sólo puede tener lugar a partir de los 16 años, mientras que en España los menores se pueden casar desde los 14 años, el artículo 48.2 del citado texto legal permite a los jueces acordar dispensas para matrimonio de mayores de 14 años y menores de 16.

Así pues, en cualquier caso, si un menor de edad quiere contraer matrimonio necesita previamente o bien que se le emancipe (con el consentimiento de los padres) o bien que lo autorice el juez.

Según el presidente del Centro Jurídico Tomás Moro, Javier Pérez-Roldán y Suanzes, la Ministra no solo miente, sino que muestra un despropósito inconmensurable, y ello por cuanto, precisamente, en el año 2005 el Ministerio de Asuntos Sociales planteó, a través del Plan estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia, incrementar la edad para poder contraer matrimonio.

Efectivamente el debate no puede ser sólo jurídico y resulta paradógico que sea la propia ministra de igualdad quien omita las severas limitaciones que las menores casadas tienen en su esfera de derechos. Así, por ejemplo, el artículo 324 del Código Civil establece que una menor de edad casada no puede vender bienes inmuebles de su propiedad sin el consentimiento de su marido (si es mayor de edad) o de sus padres.

De igual modo, resulta paradógico que el padre Marina de Calcuta, autor del único manual de EpC citado por Rodríguez Zapatero en el Congreso, negara a la primera alumna objetora de la Comunidad de Madrid, la capacidad jurídica para ejercer el derecho fundamental a la objeción de conciencia «al no ser mayor de edad», al mismo tiempo que se declara a favor de conceder el voto a los jóvenes entre 16 y 18 años.

La lógica ilógica de la ministra Bibiana Aído que, en palabras de Javier Pérez-Roldán y Suanzes ha escandalizado a todos los juristas españoles, no solo busca confundir mediante una argucia basada en la ignorancia jurídica sino que forma parte del ataque a la patria potestad que concluirá con un nuevo negocio: EpC obligatoria, también para padres.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído