Pedro Antonio Heras: «Montilla encierra al castellano en el apartheid»

Pedro Antonio Heras: "Montilla encierra al castellano en el apartheid"

Alfonso Basallo.- Pedro Antonio Heras, historiador y catedrático de instituto, sabe de lo que habla cuando denuncia el carácter inconstitucional de la Ley de Educación de Cataluña. El mismo ha estado represaliado en esa comunidad autónoma y ha estudiado a fondo el proceso de ingeniería social de las últimas décadas en el libro FEN (Formación del Espíritu Nacionalista), de la editorial Altera.

Heras sostiene que con la Ley de Educación de Cataluña, PSC y CiU consuman el proceso de independencia de facto, cuyo ariete es el Estatut.

– ¿La ley es la avanzadilla lingüística del Estatut?

– Es un instrumento identitario, que consuma la independencia de facto, conculcando un derecho fundamental, como es la elección de los padres a que sus hijos se eduquen en castellano.

– Pero dice Zapatero que no debemos quebrar la paz social por la política linguística

– En su exposición de motivos, la ley catalana habla de la construcción del Estado catalán, de conformar «una ciudadanía catalana»…, de que el sistema educativo «depierte el arraigo a Cataluña» e impone, chocando frontalmente con la Carta Magna, el deber de conocer, escribir y hablar el catalán (art. 10.3), sin mencionar el castellano… es decir excluyéndolo.

– No deja ni un resquicio a los padres…

– Sólo tienen la opción de elegir la enseñanza en castellano en 1º curso de escolarización básica. Y sólo en ese curso, lo cual no deja de ser algo testimonial. Con el agravante de que el profesor continuará impartiendo las clases en catalán al resto de los alumnos. A los que elijan castellano les explicará a parte… lo cual es discriminación psicológica, una especie de apartheid.

– Y saldrán peor preparados que los catalanoparlantes…

– Saldrán en inferioridad de condiciones. Disponemos de un dato inapelable: Los escolares inmigrantes de Cataluña (hispanohablantes en su mayoría) obtienen puntuaciones anormalmente bajas, tal como recogía el último informe PISA elaborado en 2006.

– ¿Y cómo se explica Lengua Española en catalán? ¿No resulta un poco ridículo?

– Se hace. Suena a chiste, pero es así. Forma parte de la Política Lingúística en vigor desde finales de los años 90. Imagínese, explicar la ortografía o las normas gramaticales del castellano pero en catalán.

– La ley catalana también rompe la política educativa común…

– La ley catalana desprecia al Ministerio de Educación nacional y excede incluso los límites del Estatut al asumir todas las competencias educativas y proclamar que lo que se enseña en Cataluña, lo decide el Gobierno catalán.

– Pero es una ley emanada de un Parlamento democrático y aprobada por mayoría.

– Sí pero que colisiona con derechos fundamentales del ciudadano, como el de los padres a elegir el español como lengua. Y que es inconstitucional, como el mismo Estatut del que se nutre, que también está recurrido. Además, la ley es regresiva en otros aspectos.

– ¿Como cuáles?

– Pone obstáculos a la educación diferenciada por sexos en la enseñanza privada (por supuesto, la prohíbe en la pública). Y pedagógicamente está demostrado que es un grave error que se traduce en bajo rendimiento escolar. Eso lo han reconocido hasta en EE UU, donde el presidente Obama ha abogado por la separación de niños y niñas. O sea que ya están de vuelta de la coeducación. Pero estos progres no se enteran y lo plantean en la ley catalana como si fuera un gran avance.

– En resumen, ¿qué es lo más grave de la ley?

– Los aspectos más graves son que consuma la secesión por la vía linguística y rompe definitivamente la política educativa común. Y, al final, envenena la convivencia.

– Usted sabe de eso… ha padecido la persecución como enseñante.

– Sí. Y se sigue multando a los comercios que rotulan en castellano. Se puede rotular en inglés, francés o tagalo… pero en castellano no. Y se cometen actos simbólicos de violencia, como por ejemplo, quemar a una muñeca vestida de sevillana, o un toro de Osborne, como ocurrió la noche de San Juan en un barrio de Tarragona.

– ¿Todo esto es una victoria del nacionalismo?

– Una victoria del ultranacionalismo, pero eso sí facilitada por los socialistas. Zapatero dió alas al Estatut, que impulsó el Tripartito presidido por Maragall. Al final, los responsables últimos de este principio de independencia no han sido los de CiU sino el PSC. Y ahora quien ha sacado adelante la Ley del Catalán ha sido Montilla. Y Zapatero está atado de pies y manos.

– Ha sido el aprendiz de brujo.

– Él se lo ha buscado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído