Recomiendan no entablar relaciones demasiado íntimas

¿Compañeros de trabajo o amigos del alma?

Hay que saber elegir las amistades y priorizar

Con frecuencia, las personas que vemos todos los días en nuestro trabajo terminan siendo grandes amigos. Pero esa amistad puede verse afectada por una cantidad de cosas y lo más aconsejable es no entablar relaciones tan estrechas

¿Exceso de buen rollo en la oficina?,

Un consejo: desconfíe y no entable amistades profundas en su trabajo.

Con frecuencia, las personas que vemos todos los días en nuestro trabajo terminan siendo grandes amigos. Pero esa amistad puede verse afectada por una cantidad de cosas y lo más aconsejable es no entablar relaciones tan estrechas.

Janie Fritz, profesora de comunicación de la Duquesne University:

«El trabajo es el trabajo. Nos contratan para cumplir una tarea. Nunca hay que olvidarse de eso. Las amistades son bienvenidas, e incluso deseables, siempre y cuando no interfieran con el trabajo»

CONSEJOS

¿Cómo se hace para encontrar el equilibrio justo? Aquí algunos consejos, recogidos en El Nuevo Herald en el artículo «Amistades en el lugar de trabajo, un campo minado«.

  1. Priorizar: Hay que guardar la perspectiva: Todos somos empleados de una firma, no amigos. Y a algunos jefes no les gusta que haya relaciones muy estrechas entre empleados.
  2. Seleccionar: Hay que saber elegir los amigos. Las amistades que uno hace en el trabajo pueden incidir en la impresión que se hace de usted su jefe. Si su amigo no rinde o tiene algún problema, a usted podrían mirarlo con otros ojos. Y si se pelea con su amigo y éste es vengativo, puede comenzar a diseminar rumores falsos y a crear situaciones incómodas.
  3. Callarse a tiempo: Uno de los problemas más comunes relacionados con las amistades laborales, según Fritz, es cuando una persona cuenta más de lo debido sobre su vida personal. Las confesiones personales hay que hacerlas fuera de la oficina. Si algún compañero no le gusta, no se lo diga a nadie. Si empieza a hablar mal de esa persona, puede meterse en líos.
  4. Invitaciones a redes sociales: Fritz recomienda que uno no acepte como amigo en su página de Facebook o Twitter a compañeros de trabajo, y menos a los jefes.
  5. Vigilar con quién y dónde comete excesos: Si uno va a una fiesta y comete algún exceso, por ejemplo, cualquier video puede terminar en las manos equivocadas, incluidas las de su jefe.

COMO COLOFÓN

Si un amigo es despedido, déle su apoyo y solidaridad, pero no permita que le exprese quejas del trabajo. Trate de orientarlo y ofrézcale los contactos profesionales que usted pueda tener, pero no haga nada que comprometa su trabajo.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído