El Whatsapp que conocemos está condenado a cambiar

El Whatsapp que conocemos está condenado a cambiar
WhatsApp RS

En los tiempos que corren la renovación se ha vuelto constante en todo y en todos. En este mundo dinámico de múltiples posibilidades, la revolución tecnológica es incesante y los conceptos estáticos parecen condenados al ostracismo. Si hay un sector donde los cambios tecnológicos y culturales son manifiestamente palpables, ese es sin duda el de la comunicación.

Los medios de comunicación tradicionales se han visto sustituídos en gran medida por la inmediatez y la actualización a tiempo real de los medios online, que a su vez compiten con las cuentas de redes sociales. Por supuesto, uno de los sistemas modernos que ha revolucionado la telecomunicación interpersonal es el sistema de mensajería instantánea de Whatsapp.

Whatsapp es la aplicación de mensajería más famosa de todo el mundo superando con creces los 1000 millones de usuarios en todo el planeta que intercambian diariamente unos 42.000 millones de mensajes. Desde su surgimiento en el año 2009, esta aplicación no ha dejado de desarrollarse y ofrecer cada vez más servicios a sus millones de usuarios, en una tendencia evolutiva que está definitivamente lejos de llegar a su fin.

Indudablemente llama la atención el aparentemente uso poco comercial que las empresas le están dando a una aplicación con tantos millones de clientes en todo el mundo. Como podemos ver en este artículo de Ionos, esa tendencia está a punto de cambiar: el marketing online ha encontrado en Whatsapp una auténtica mina de oro. Desde reservar entradas para un partido de fútbol a preguntar directamente a un restaurante por su menú, pasando por recibir directamente una newsletter que nos interese. A Whatsapp tal y como lo conocemos, podría quedarle poco tiempo de vida.

Otra de las posibilidades que se le adivinan a medio plazo es la de poder transferir dinero de un usuario a otro mediante la aplicación. Un sistema que ya se ha probado en derminados territorios con unos resultados satisfactorios.

Aunque muchos usuarios están entusiasmados con las evoluciones y los servicios de la app para el futuro cercano, el enorme impacto que tiene a nivel global ha alertado a los más escépticos y a todos aquellos que temen lo lejos que pueda llegar Whatsapp con sus usuarios.

En este sentido, un viejo conocido como es el big data y la protección de la privacidad de los usuarios se ha vuelto las principales preocupaciones. De hecho, hay rumores de que las conversaciones podrían perder su privacidad como se sospecha que pueda pasar también muy pronto en otras redes sociales importantes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído