La educación supone ahora menos oportunidades de progreso que nunca, según el ex presidente Aznar

La educación supone ahora menos oportunidades de progreso que nunca, según el ex presidente Aznar
. EFE/Archivo

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha asegurado hoy que «nunca», en los 32 años de democracia, ha habido «menos oportunidades» de progreso personal a través de la educación que ahora porque ésta «no va bien», ni tampoco España.

«El ascensor social que ha venido siendo la educación se ha averiado, y la igualdad de oportunidades ha desaparecido», según Aznar, que ha intervenido en VI Foro Educación y Libertad, organizado por la Asociación de Centros de Enseñanza Privada (ACADE).

El modelo educativo requiere un «profundo cambio político -ha señalado- y cuanto antes se produzca, mejor; cuanto más tarde, más precio vamos a pagar».

Además, ha dicho que España necesita cambios políticos, económicos, sociales e institucionales para salir de esta crisis «terrible» a la «algunos nos han llevado».

El ex presidente ha señalado que la causa profunda del «fracaso» del modelo educativo vigente es el «desprecio» por los principios, valores y virtudes sobre los que debe estar construido un buen sistema de enseñanza: mérito, esfuerzo, estudio, trabajo, adquisición de conocimientos, disciplina y respeto de la autoridad.

Antes de recibir uno de los premios «Educación y Libertad» de la fundación europea de igual nombre (FUNDEL), Aznar ha insistido en que la «expresión legal» de este «fracaso» educativo se llama LOGSE (1990) y LOE (2006), que son «lo mismo»: «el modelo educativo del socialismo, que nunca ha dejado de estar vigente» desde que se aprobó la primera de esas leyes.

«En estos momentos críticos para España -ha enfatizado-, se hacen más evidentes que nunca los problemas que vive nuestra nación y los errores cometidos».

En esta línea, se hacen «inocultables» la carencias políticas, económicas, sociales e institucionales, y la crisis, ha apostillado, también es «evidente» en el terreno de la educación.

España necesita poner en marcha un «proyecto de revitalización nacional de gran alcance», ha dicho, y un nuevo modelo educativo.

Así, ha defendido un sistema educativo de libertad de elección, al servicio de la sociedad y en libertad, «no en manos de ingenieros sociales».

«Hablo de un sistema para todos los españoles -ha precisado-, y no de diecisiete sistemas diferentes» y que garantice un buen nivel de conocimiento en las materias instrumentales, pues «no ocurre ahora», y que enseñe Historia de España.

También un sistema en que publiquen los resultados académicos de cada centro para que las familias estén informadas y puedan elegir entre colegios por su calidad, no por si son públicos o privados.

En esta línea, ha apostado por «abrir espacios de libertad a la iniciativa privada» en la educación y por instrumentos que faciliten la libre elección: bonos sociales públicos, beneficios fiscales u otros.

Ha argumentado que un tercio de los jóvenes fracasa en el colegio, la mitad de los jóvenes va al paro y son «cientos» los casos de agresiones a profesores cada año.

También ha asegurado que «millones de familias no pueden elegir» que sus hijos sean escolarizados en la lengua común de los españoles y que a los alumnos se les enseña lo local, no lo que une: «lo nacional».

Ha repasado las reformas educativas de su gobierno y ha asegurado que los jóvenes y España «pagan» ahora las consecuencias de que el PSOE «derogara» la LOCE (2002) cuando llegó de nuevo al poder, en 2004.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído