MUNDO CRUEL

Los 10 dictadores más crueles y excéntricos del mundo moderno

Decía el historiador inglés Lord Acton que el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.

No hay duda alguna.

Basta echar un vistazo al blog Listverse que recopila los que, en opinión del autor, son los 10 dictadores más excéntricos de los últimos tiempos:

1).-Kim Jong-Il
Kim Jong-II (n. 16 de febrero de 1942) es un político y militar norcoreano. Es Presidente de la Comisión Nacional de Defensa, Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea y Secretario General del Partido de los Trabajadores de Corea.
Es conocido en su país como el Querido Líder o el Gran Dirigente[1] y en la Constitución como el Líder Supremo.[2] Como autor teórico, firma un buen número de obras en las que desarrolla la teoría juche, una doctrina colectivista y nacionalista en el que se ha basado la política de su Estado. Su cumpleaños es una fiesta nacional.

2).- Mobutu Sese Seko
Mobutu Sese Seko Nkuku Ngbendu wa Za Banga (Lisala, Congo belga; 14 de octubre de 1930 – Rabat, 7 de septiembre de 1997), militar y dictador de la República de Zaire, conocido popularmente como «Mobutu».
Fue el primer y único Presidente de la República de Zaire, actualmente denominada República Democrática del Congo, entre noviembre de 1965 y marzo de 1997 y Comandante en Jefe del Ejército Congoleño desde 1965 hasta 1997.

3).- Francois Duvalier
François Duvalier (Puerto Príncipe, Haití, 14 de abril de 1907 – 21 de abril 1971, conocido con el sobrenombre de Papa Doc fue un médico y político haitiano, presidente constitucional de su país a partir de 1957 y posteriormente, desde 1964 hasta su muerte en 1971, dictador de Haití, en calidad de presidente vitalicio.

4).- Saparmurat Niyazov
Fue presidente «vitalicio» entre 1990 y 2006 de Turkmenistán, un país desértico en el que ordenó construir un castillo de hielo enorme. También será recordado por prohibir el maquillaje, los dientes de oro o los playbacks en los conciertos.
Exigió que el libro que él había escrito tuviera el mismo estatus que el Corán en las mezquitas. De hecho, todos los empleados debían memorizarlo para mantener sus puestos de trabajo, y no se podía obtener un permismo de conducir a menos que conocieras todos sus textos al pie de la letra.
Durante su terrible mandato por supuesto no existía ningún otro partido que el suyo. Como él mismo dijo, «No hay partidos de la oposición, así que ¿cómo se les puede conceder la libertad?».

5).- Francisco Macias Nguema
Francisco Macías Nguema, cuyo nombre real era Mez-m Ngueme (Nsegayong (Río Muni), 1924 – Malabo, 29 de septiembre de 1979) fue un político de Guinea Ecuatorial, primer presidente post-colonial del país, de 1968 a 1979. No tenía ideología conocida, aunque militó en un nacionalismo radical y alabó públicamente la figura de Adolf Hitler. Al instaurar su dictadura, impuso un partido único obligatorio al que denominó Partido Único Nacional de Trabajadores (PUNT).

6).- Yahya Jammeh
Yahya Jammeh (nacido el 25 de mayo de 1965) es el jefe de estado de Gambia. Como presidente del Consejo de Gobierno Provisional de las Fuerzas Armadas, tomó el control del país en un golpe de estado en julio de 1994, y fue elegido como presidente dos años después, en septiembre de 1996, en unas elecciones que recibieron multitud de críticas.

7).- Muamar el Gadafi
Dirige Libia desde que en la revolución de 1969 tomara el poder bajo el título de «Hermano Líder y Guía de la Revolución». Afirma que Libia se ejecuta a través de una democracia directa. Cuenta con guardaespaldas femeninas que deben ser vírgenes. Su particular visión de la moda le lleva a combinar vestidos tradicionales islámicos con gafas de sol.
Ha llegado a culpar a Osama bin Laden y los medicamentos de la rebelión que sufre su país, y una vez afirmó que conquistó los EE.UU o que Israel fue responsable del asesinato de John F. Kennedy.
En venganza por la colonización de Libia durante la Segunda Guerra Mundial, también prohibió a los italianos entrar en su país. Tampoco se queda corto con los suizos, y escribió una resolución a la ONU en el que pedía que ese país fuese disuelto.

8).- Idi Amin
Entre los singulares títulos que poseía el dictador de Uganda desde 1971 hasta 1979, destacan los de «Conquistador del Imperio Británico», «Presidente Vitalicio» o «Rey de Escocia»; no en vano, cuentan que escribía cartas de amor a la reina Isabel de Inglaterra.
También practicaba el canibalismo con algunos de los disidentes a su régimen, o directamente los arrojaba como bocado a sus cocodrilos. También prohibió la entrada a asiáticos en el país, después de recibir la negación de una oriental para casarse con él.

9).- Rafael Trujillo
Dictador de la República Dominicana de 1930 a 1938 y de 1942 a 1952, cuentan las biografías que su su personalidad estaba marcada un gran resentimiento social y represión personal debido a las carencias de afecto a las que fue sometido durante su niñez.
Aún así, tenía un gran instinto de poder acompañado de un intenso deseo por el dinero. Trujillo era metódico, puntual, reservado y sigiloso. Su amor por la ropa ostentosa se notaba en sofisticados uniformes y trajes de los cuales llegó a coleccionar más de dos mil, combinados siempre con sus más de dies mil corbatas y su intenso olor a perfume.
Como muchos otros dictadores de su calaña, pensaba que era Dios y llegó a ordenar que todas las iglesias de su país colocaran un cartel que decía «Dios en el Cielo, Trujillo en la Tierra». Organizo un evento de 30 millones de dólares denominado la «Feria de la Paz y la Fraternidad del Mundo Libre», donde nombró a su hija como reina y a su hijo de tres años, Coronel…

10).- Nicolae Ceausescu
Al que fuera secretario general del Partido Comunista Rumano desde 1965 hasta su ejecución, en 1989, no le faltaba modestia; se autodenominaba «Genio de los Cárpatos» e incluso en contra de su visión antimonárquica, usaba un cetro. Cuando en 1974 decidió que no le bastaba el cargo de secretario del Partido y quería el de presidente, se explicó diciendo: «Un hombre como yo nace cada quinientos años».
Tampoco quería el mal para los suyos; exigió que su esposa (medio analfabeta) formara parte de la Academia de las Ciencias de New York y el Instituto Real de Química y que su nombre apareciera en todas las investigaciones científicas de Rumanía. Mientras tanto, su hijo, también «publicó» diversos volúmenes sobre física nuclear. La guinda a su excentrícidad la puso con el descomunal palacio, tan grande que el actual parlamento sólo ocupa un 30% de su espacio.

 

Te puede interesar

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído