La globalización no ha llegado a las aulas

Yo sí que soy tonto: me he gastado 250 euros en libros de texto para mi hija en plena era del iPad

Google está cambiando nuestro mapa cognitivo y los mandarines de la educación no se enteran

Un viejo dicho dice que si un español del siglo XIX nos visitara, uno de los pocos lugares que reconocería sería las escuelas. Se sorprendería al ver que nuestros hijos siguen estudiando sentados en un pupitre delante de una pizarra como lo hizo él y también sus padres. Y si le dijeran que cada familia gasta unos 250 euros de media en los libros de texto de cada hijo soltaría una carcajada. La globalización no ha llegado a las aulas.

La oposición de las editoriales en compadreo con los mandarines políticos de turno tiene lógica empresarial: se calcula que la digitalización podría hacer caer en picado sus ingresos en un 75%. Gracias al negocio de los libros de texto los Polanco (Santillana ) y compañía ingresan 900 millones de euros al año.

No hablamos digitalizar los mismos libros de texto de siempre y meterles dos vídeos sino de una educación integral adaptada al cambio tecnológico. ¿Tiene sentido que un niño de seis años le metan en la mochila hasta 15 libros de texto diferentes?

Porque se acabó lo de ‘heredar’ los libros de los hemanos o comprarlos de segunda mano. Los libros de texto, pasado el curso escolar, quedan inutilizables. Una pesadilla borgiana para los famélicos bolsillos de los padres.

Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE)] ha criticado que las administraciones públicas “gasten el dinero destinado a educación en ordenadores y pretendan que los contenidos se les regalen”.

Los padres no quieren que les regalen nada sino que están hartos de ser rehenes de un sistema absurdo y obsoleto aunque muy rentable para las editoriales.

El iPad y el e-book no conectan con los paleolíticos planes de enseñanza pese a que está demostrado que Google está cambiando nuestro mapa cognitivo. —Is Google Making Us Stupid?— El peligro es que en pleno habitat ‘wireless’  nuestros hijos acaben siendo unos ‘clueless’.

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído