La familia como red social

El 44% de los jóvenes entre 16 y 34 años vive con sus padres

El riesgo de exclusión social entre los jóvenes ha pasado del 23,6% en 2008 al 30,6%

El 44% de los jóvenes entre 16 y 34 años vive con sus padres
Familia, joven, televisión y ocio. PD

Más del 50% ve la gestión de los servicios públicos poco o nada satisfactoria.

La crisis ha acentuado la pauta de emancipación tardía de los jóvenes españoles cuya trayectoria vital se ha visto truncada por la falta de trabajo, la escasez de servicios sociales y su «invisibilidad» ante los poderes públicos.

Estas son algunas de las conclusiones de un informe presentado este martes sobre La transición de los jóvenes a la vida adulta.

Crisis económica y emancipación tardía, realizado por la Obra Social de La Caixa.

El informe pone de manifiesto que la situación laboral es un factor determinante para la emancipación juvenil y el paso a la edad adulta y así, mientras que en 2005 el 41% de los jóvenes entre 16 a 34 años aún vivían con sus padres, en 2011 esa cifra ha aumentado hasta el 44%.

En ese año, el 44% de los jóvenes entre 20 a 24 años estaban en paro y el 59% de los ocupados tenía un contrato temporal por lo que tampoco podían emanciparse.

Así, el 19% de los jóvenes ocupados de 30 a 34 años y el 44% de los de 25 a 29 años todavía viven con sus padres. Este retraso en el comienzo de la vida independiente se extiende a todas las demás áreas vitales, como la formación de una pareja estable y el nacimiento de los hijos.

Sin apoyos

«La crisis ha truncado el proyecto vital de nuestros jóvenes y las administraciones no han sabido darles respuestas ni apoyo», ha subrayado el catedrático de Trabajo Social y Servicios Sociales de la UNED y uno de los autores del informe, Antonio López.

Así, a pesar de los efectos de la crisis, el porcentaje de jóvenes usuarios de los servicios sociales es deficitario como demuestra el hecho de que en 2009 apenas el 1,18% de los jóvenes solicitaban este tipo de servicio o apoyo.

Este dato se puede explicar por la desconfianza de los jóvenes hacia las instituciones públicas y los políticos a las que valoran con un 2,8 sobre 10 y el que más del 50% considera la gestión de los servicios públicos poco o nada satisfactoria.

A ello puede contribuir el hecho de que España es uno de los países de la UE con menor gasto social destinado a jóvenes, el 2,9% frente a países con el 6,6% del Reino Unido o el 6,5% de Dinamarca.

Este acceso limitado de los jóvenes a las prestaciones sociales ha redundado en un incremento del riesgo de pobreza y exclusión social entre los jóvenes, que ha pasado del 23,6% en 2008 al 30,6% en 2010.

El estudio pone de manifiesto que «los jóvenes son invisibles para los servicios sociales y los servicios sociales son invisibles para los jóvenes», ha explicado López, quien ha apuntado que «no hay una clara intención de ofrecer servicios sociales diseñados específicamente para los jóvenes, ni se han establecido canales de comunicación específicos.

«El diseño de las políticas sociales es un espacio de adultos para adultos», ha apuntado López, para quien «la sociedad le está fallando a los jóvenes y ha delegado toda la responsabilidad por el bienestar y desarrollo de los jóvenes en las familias».

El profesor ha concluido su intervención con una advertencia:

«la democracia sólo es viable si son viables las trayectorias vitales de sus ciudadanos».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído