A unos les dio el apodo el pueblo soberano y a otros los 'bautizaron' sus enemigos

Los 10 reyes con el mote más chusco de la Historia de España

La realidad es que sea cual sea el apelativo, rara vez se acuña a gusto del destinatario

Según el Diccionario de la Real Academia Española, el mote es el sobrenombre que se da a una persona por una cualidad o condición suya.

Tiene varios sinónimos: apodo, seudónimo, remoquete, alias. La realidad es que sea cual sea el apelativo, rara vez se acuña a gusto del destinatario. Y da igual la condición social de este.

Como demuestra la Historia de España, raro ha sido el monarca que no ha tenido su apodo, en ocasiones acuñado por el pueblo y a veces urdido por sus enemigos, en forma de pequeña venganza.

Según subraya J.G. Calero en ‘ABC‘, estos son diez los reyes españoles que han tenido los alias más chuscos:

  1. Martín I de Aragón, «El humano»
  2. Pedro IV de Aragón «el Ceremonioso»
  3. Bermudo II «el Gotoso»
  4. Ramón Berenguer II «Cabeza de estopa» 
  5. Juana «la Loca»
  6. Enrique IV «el Impotente»
  7. Fruela II «el Leproso»
  8. Juan I «el Póstumo»  
  9. Jaime III «el Temerario»
  10. Boabdil «el Desdichado»

 

UNA LISTA INTERMINABLE

La lista podría ser mucho más larga y así, a vuelapluma, se nos ocurren:

  • 1. Alfonso X de Castilla, el Sabio.
    Alfonso mereció el sobrenombre de «El Sabio» por su capacidad de convocatoria hacia los hombres de ideas y así logró reunir en Murcia, Sevilla y Toledo a los hombres más cultos de su época.
  • 2. Alfonso II «El Casto»
    Apartado del trono por una revuelta interna, inmerso en la querella Adopcionista y atacado por las aceifas musulmanas, a Alfonso II le tocó vivir uno de los reinados más complicados de los primeros años de resistencia cristiana en la península. Sin embargo, pese a las dificultades tuvo tiempo de embellecer Oviedo para convertirla en sede regia.
  • 3. Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, Los Reyes Católicos.
    El título de Reyes Católicos fue conferido a Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla por el Papa valenciano Alejandro VI en la bula «Si convenit» expedida el 19 de diciembre de 1496.
  • 4. Felipe II de España, el Prudente.
    A Felipe II se le nominó «el Prudente» porque, a pesar de las circunstancias difíciles de su reinado, logro mantener íntegro el inmenso territorio heredado con base en la toma de decisiones moderadas.
  • 5. Carlos I de España, el Emperador.
    Carlos I de España recibió el apodo de «el Emperador» por el gran imperio que tenía bajo su mano. Fue el primer rey que unificó Aragón, Castilla y Navarra, y heredó el Sacro Imperio Romano Germánico, las Islas Canarias, las Indias, Nápoles y Sicilia.
  • Jaime I de Aragón, el Conquistador.
    6. Jaime I de Aragón, el Conquistador.
    Llamado así por sus conquistas, entre las que se encuentran las Islas Baleares.
  • 7. Carlos II de España, el Hechizado.
    Su sobrenombre le venía por la atribución a la brujería y a influencias diabólicas su lamentable estado físico. Parece ser que los sucesivos matrimonios consanguíneos de la familia real produjeron tal degeneración que Carlos creció raquítico, enfermizo y con una corta inteligencia.
  • 8. José I de España, Pepe Botella.
    José I de España fue llamado así porque tenía cierta afición por la bebida. El pueblo aumentó esta afición propagandísticamente mofándose de él. Había un dicho popular que decía así: llaman al rey «Pepe botella baja al despacho», y él contesta, «no puedo que estoy borracho».
  • 9. Fernando I de Aragón, el Honesto.
    Llamado así por las especiales dotes de equidad y honradez que le caracterizaron en su vida privada y pública.
  • 10. Fernando VI de España, el Justo.
    Llamado así por su forma de gobernar, distante del despilfarro y la grandiosidad, acorde con la vida del pueblo.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído