El ministro de Educación entrevistado por Ana Pastor en 'El Objetivo'

José Ignacio Wert: «Mi error ha sido permitir que las cosas se centren en mi persona»

"A todo el mundo le gustaría tener más recursos, pero la cuestión no es pedir imposibles".

Le encanta el debate, es un polemista feroz y no se arruga nunca ante los periodistas.

Además de todo eso, José Antonio Wert es un tipo con un altísimo concepto de si mismo y que da la cara siempre.

Eso explica que, mientras sus compañeros de Gabinete escurren el bulto y hiyen de la prensa, el polémico ministro de Educación, Cultura y Deporte de Rajoy se haya atrevido este domingo, 12 de enero de 2014, a ir a pecho descubierto al programa ‘El Objetivo’ de LaSexta.

Hay que subrayar que Wert le ha dado a Ana Pastor uno de sus mejores registros. El programa alcanzó un 9,7% de cuota de pantalla con más de 2 millones de espectadores.

Sobre el papel, iba Wert al plató a analizar, en forma de entrevista, las últimas novedades en la actualidad política y social española.

En realidad, fue un ‘cara a cara‘ con la periodista Ana Pastor, empeñada una y otra vez en ‘torear‘ a su invitado y revolcada por este, también una y otra vez.

La periodista no se cortó un pelo y recordó al ministro que en una entrevista llegó a decir que era «un portento de humildad».

Wert enarcó las cjeas y respondió:

«Era una ironía y evidentemente un error, porque cuando una ironía no se pilla es mejor prescindir de ella. Si una persona dice de sí misma que es un portento de humildad, obviamente no es una afirmación particularmente humilde. Pretendía hacer una broma».

Aunque al final, sumándolo todo, la entrevista fue más calmada de lo que se esperaba, hubo momentos de cierta tensión, como cuando Ana Pastor afirmó tajante: «No liemos a la gente, y contésteme por favor a lo que le digo».

Wert comenzó afirmando que «una de las enseñanzas de dos años en este nivel de exposición al ojo público es que hay que intentar huir de esas situaciones en las que uno se hace todavía más visible de lo necesario».

«Pues parece que las busca», le replicó a botepronto Ana Pastor.

«Es lo que he hecho peor«, admitió el ministro.

«Algo he hecho mal», reconoce cuando le pregunta Ana pastor por qué es el ministro peor valorado de la historia de la democracia.

«No ser conocido es mucho mejor que serlo. Yo era el menos conocido del Gobierno y ahora sólo hay cinco más conocidos que yo».

«El error ha sido permitir que muchas cosas que hemos estado haciendo se han centrado en mi persona y no en la tarea. Las cosas de las que me tengo que ocupar, y sobre todo la educación, son extremadamente importantes y tiene una carga polémica muy fuerte, con opiniones muy distintas».

Wert ha defendido con fuerza y convicción su polémica ley de educación:  

«Si se hubiera hecho un debate argumental sobre la ley, quizá mi valoración sería distinta».

«Antes, el PP no se negó a un pacto en educación, simplemente no se alcanzó ese pacto; la LOMCE recoge 54 de las 64 propuestas que proponía el PSOE».

«Las dos medidas más importantes son la mayor autonomía de los centros para superar las rigideces del sistema educativo y la introducción de evaluaciones externas y especializadas».

«El sistema está configurado de una forma tal que nunca deja al estudiante sin posibilidad de buscar un itinerario educativo que le sirva», explica, intentando no utilizar el término ‘reválida‘, que es lo que trata de hacerle decir la insistente Ana Pastor.

«La igualdad de oportunidades es la palanca más efectiva que hay en una sociedad, es un elemento esencial. Y hay una dotación económica para conseguirla, pero no se debe plantear la cuestión como un tema de recursos».

«Se trata de que progresen todas las regiones. Y que el conjunto tenga un resultado por debajo de la media de la OCDE indica que un cambio en las reglas del juego es necesario».

«La educación no mejora automáticamente porque se apruebe una ley, pero una buena ley junto a un conjunto de elementos hacen que se mejore».

«Ahora hay unos pocos profesores menos que hace unos años, entre 12.000 y 18.000 de un total de 680.000, pero el ratio de alumno por aula sigue estando por debajo de la media de la OCDE».

«A todo el mundo le gustaría tener más recursos, pero la cuestión no es pedir imposibles».

«La cantidad total de recursos de cada ministerio se negocia y se llega a un resultado. Nosotros hicimos una reflexión y vimos que en un momento como este lo más importante es que las circunstancias económicas de un estudiante no supongan un obstáculo, así que decidimos priorizar las becas generales al estudio, y para eso hicimos un esfuerzo e incrementamos la partida para ellos».

«Con las nuevas tecnologías, el libro de texto ha dejado de ser el único recurso informativo».

Así justifica Wert la reducción de becas para libros de texto en beneficio de otro tipos de becas como el anteriormente mencionado:

«En España no ha existido nunca el sistema de préstamos en la enseñanza universitaria. A mí me gustaría que con las universidades hiciéramos todos una reflexión sincera y no demagógica sobre cómo hay que financiarla. Ahí tienen que entrar cuestiones como las tasas, los préstamos y las becas. Con todo eso, hay que dar lugar a una situación en la que nadie deje de estudiar por falta de recursos, pero las universidades sean capaces de alcanzar una suficiencia económica razonable».

Sobre las becas Erasmus, Wert trató de apaciguar los ánimos:

«Vamos a hacer todos los esfuerzos para que no haya una reducción en el número de becados y las cuantías han cambiado porque vienen determinadas por el nuevo programa Erasmus Plus».

«La religión tendrá valor académico, como lo tendrá su alternativa. Sólo la cursarán aquellos cuyos padres decidan que la cursen. Contará para la nota de la ESO, pero no en Bachillerato, por lo tanto no para las becas universitarias».

Tampoco dejó d elado Pastor las quejas de la llamada ‘gente de la Cultura’ y puso sobre la mesa el espinoso asunto del IVA cultural.

Ahí Wert sugirió alternativas, pero sin abrir el mínimo resquicio a una posible bajada de impuestos:

«El cine puede hacer muchas cosas para animar a la gente, y bajar el precio es una de ellas. La calidad del cine español me parece excelente»,

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído