PLAN DE PAZ Y CONVIVENCIA

El Gobierno Vasco busca la empatía del alumnado con las víctimas de abusos policiales

El Gobierno Vasco busca la empatía del alumnado con las víctimas de abusos policiales
Cristina Uriarte.

El Gobierno Vasco quiere que el desarrollo del Plan de Paz y Convivencia en el ámbito educativo, con testimonios en las aulas de víctimas de ETA pero también de las de abusos policiales, sirva para reforzar en el alumnado la «capacidad de empatía» con quienes sufren.

El Consejo de Gobierno ha aprobado las bases y proyectos del Plan de Paz y Convivencia 2013-16 en el ámbito educativo, un texto definitivo que incluye las aportaciones que han hecho los agentes educativos y el Consejo Escolar al borrador presentado el pasado noviembre.

Esta iniciativa incluye un módulo educativo que permitirá al alumnado escuchar testimonios de las víctimas con el fin de ahondar en el aprendizaje de la dignidad humana, la convivencia y la empatía.

De esta forma se retoma la iniciativa puesta en marcha en la anterior legislatura por el Gobierno Vasco del socialista Patxi López que incluía el testimonio directo en las aulas de las víctimas de ETA, del Batallón Vasco Español o del GAL.

La principal novedad ahora es la inclusión de las experiencias de las víctimas de abusos policiales, reconocidas en un decreto del Ejecutivo Vasco, que incluye ayudas para las personas que padecieron «sufrimientos injustos» como consecuencia de la vulneración de sus derechos en el País Vasco entre 1969 y 1978.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, ha explicado que con la inclusión de estas víctimas el Gobierno Vasco de Iñigo Urkullu (PNV) no quiere «sustituir» lo hecho hasta ahora, sino que se trata de una «aportación complementaria» que busca «multiplicar las iniciativas en materia de paz y derechos humanos».

Uriarte no ha querido entrar en detalles sobre el número de víctimas de abusos policiales que han sido formadas por el Gobierno Vasco para llevar su testimonio a las aulas y se ha limitado a incidir en que esta experiencia educativa ha sido acogida «muy bien» por los centros.

La propuesta del módulo Adi-adian consiste en acercar el testimonio directo de este conjunto de víctimas a los estudiantes de cuarto curso de la ESO y de Bachiller. Los centros tienen autonomía para decidir si se suman a la iniciativa.

Ese testimonio podrá llegar a través de varios formatos: el audiovisual, el escrito, el teatro o el presencial de una o varias víctimas.

Estos formatos no son incompatibles entre sí pero desde el Gobierno Vasco se considera «muy recomendable aprovechar la experiencia del testimonio directo».

Para dotar de recursos que permitan desarrollar estas iniciativas en la educación se ha previsto el programa «Elkarrekin», un fondo dotado en 2014 con 250.000 euros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído