Expertos en cáncer de mama

Un estudio canadiense pone en entre dicho la eficacia de las mamografias

Mamografia como un control previo

Un estudio realizado por expertos en tratamientos del cáncer de mama en la Universidad de Toronto, pone en duda la eficacia de las mamografías a la hora de una detención precoz de esta enfermedad. Pone en cuestión un método que se aplica desde hace más de veinte años. El objetivo del estudio era comparar la incidencia de cáncer de mama en casi noventa mil mujeres de entre 40 y 59 años de edad que recibieron o no un estudio mamográfico en seis provincias canadienses.

El cociente de riesgo general de muerte por cáncer de mama diagnosticado durante el periodo de selección asociada con la mamografía fue de 1,05. Los resultados para las mujeres de 40-49 y 50-59 años de edad fueron casi idénticos. Durante todo el período de estudio, 3.250 mujeres en el brazo de la mamografía y 3.133 en el grupo de control tenían un diagnóstico de cáncer de mama, y ​​500 y 505, respectivamente, murieron de cáncer de mama. Así, la mortalidad acumulada por cáncer de mama fue similar entre las mujeres en el brazo de la mamografía y del grupo de control.En EE UU cada año se realizan cerca de 37 millones de mamografías, a un coste medio de 100 dólares cada una, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Cerca de tres tercios de las mujeres de 40 años o más se sometió a una en 2012.

La comunidad científica ha valorado los resultados como rigurosos. Aunque no van a provocar que «se produzca un cambio inmediato en el uso de este método preventivo, pero sin duda desequilibra la balanza entre si es útil o no». «Muchos de los tumores malignos detectados en las mamografías crecen despacio, o nada, y no requieren tratamiento», continúan los autores. «Muchos se desintegran o desaparecen por sí mismos. Cuando un cáncer es detectado es muy díficil determinar cuán peligroso es y la norma es que los médicos los tratan todos», concluyen

Desde la Sociedad Americana de Cáncer aseguran que revisarán los resultados obtenidos, «pero que la gente tiene que saber que según varias investigaciones las mamografías reducen un 15% la incidencia de fallecimientos en mujeres con 40 años y un 20%, entre aquellas que son mayores». «Esto significa, exactamente, la muerte de una mujer entre 1.000 de las que empiezan a realizar estas pruebas a los 40 años; dos, a los 50 años, y tres, en el caso de aquellas que tienen más de 60», explica un experto, en el mismo diario.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

TELEVISORES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído