De Fundación Adecco

Cinco universidades y 21 empresas colaboran en el Proyecto Unidos

Para apoyar la integración laboral de la discapacidad

Cinco universidades y 21 empresas colaboran en el Proyecto Unidos
Proyecto Unidos

Un total de cinco universidades y 21 empresas colaborarán en la segunda edición del Proyecto Unidos, de la Fundación Adecco, para apoyar la integración de las personas con discapacidad en la universidad y, desde ahí, garantizar que puedan acceder al mundo laboral.

El proyecto experimenta en su segunda edición un crecimiento del número de apoyos tanto por parte de las universidades (que pasan de una a cinco) como por parte de las empresas, que ofrecerán prácticas laborales, empleo y acompañamiento a los participantes, y que aumentan de 12 a 21.

A juicio del presidente de Fundación Adecco, José María Echevarría, el impulso que recibirá el proyecto con el incremento de colaboradores nace del «sentimiento de que esto funciona», algo que ha confirmado el director general de la fundación, Francisco Mesonero.

Pablo Pineda, el primer europeo con síndrome de Down en obtener una diplomatura (Magisterio) y actualmente estudiante de psicopedagogía ha participado en la presentación de la iniciativa junto con los representantes de la fundación y de las universidades y empresas que forman parte de ella.

EL RETO DE DEMOSTRAR QUE PUEDEN

Durante su intervención, se ha mostrado convencido de que el Proyecto Unidos contribuirá a que los estudiantes universitarios con algún tipo de discapacidad puedan superar el reto «más difícil», que es el de «intentar convencer a toda la universidad, decano, profesores y compañeros de que uno puede». «Además de estudiar, que tampoco es fácil», ha explicado.

Por un lado, ha subrayado la importancia del acompañamiento y el mentorazgo que la fundación, las universidades y las empresas ofrecerán a los participantes en el programa y ha recordado que, durante su etapa universitaria fue «fundamental» para que lograra, no solo perseverar en sus estudios sino incluso acceder a la universidad.

«Hace falta un Miguel López Melero para entrar en la universidad, que es muy difícil para alguien con discapacidad, para que te apoye, te oriente, te asesore. Por que si no uno termina perdiéndose», ha indicado, en recuerdo de su mentor que «luchó a capa y espada» para respaldarle.

Además, ha incidido en la repercusión que el proyecto tiene de cara a la visibilización de la discapacidad y, especialmente, de la discapacidad intelectual, cuya característica común es –según ha explicado– «que son invisibles para la sociedad». «Que haya un proyecto que nos visibilice es, para nosotros, como la llegada del hombre a la luna», ha asegurado.

UNA GENERACIÓN LLENA DE TALENTO

Pineda ha urgido a los representantes de las empresas a «perder el miedo» y a «apostar por la discapacidad como se haría por un caballo ganador en un concurso hípico».

«Apostar por nosotros es apostar por el futuro, por una generación joven, llena de talento, de alegría, de creatividad. Es bueno que haya diferencias en todos los sectores y más aún en la empresa».

En esta línea, la directora de Operaciones de la Fundación Adecco, Arancha Jiménez, ha subrayado que el talento universitario «es real» y ha insistido en la necesidad de que las empresas busquen y potencien las capacidades de las personas a las que contratan.

«Nuestra tendencia natural cuando encontramos un certificado de discapacidad es tratar de hacer preguntas para averiguar qué es lo que no pueden hacer».

Por ello, el Proyecto Unidos se centrará, en primer lugar, en identificar y potenciar las habilidades y capacidades de los participantes en el proyecto (con una discapacidad de, al menos, el 33 por ciento) con la ayuda de un mentor del programa, para, a continuación, orientarle y apoyarle en el desarrollo de su carrera profesional y la adquisición de las competencias técnicas necesarias para trabajar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído