Dinero no es sinónimo de estudios

El 35% de los multimillonarios del mundo no tiene carrera universitaria

El número de multimillonarios en el mundo ha alcanzado un nuevo récord en 2014: 2.325 ricos. Un dato que se ha incrementado en un 7% con respecto el 2013.

Si miramos sus expedientes académicos se observa que de las universidades de Estados Unidos salen la mayoría de los multimillonarios del mundo.

Según el Wealth-X and UBS Billionaire Census, que ha analizado la riqueza de 2.300 multimillonarios de todo el mundo, la universidad más importante en cuanto a número de egresados que superan los 1.000 millones de dólares (unos 800 millones de euros) es la Universidad de Pensilvania (con 25 ricos), seguida de Harvard, Yale, la Universidad del Sur de California, Princeton, Cornell y Stanford, pertenecientes a la Ivy League (liga de la hiedra), el grupo de ocho universidades americanas que destacan por su excelencia académica y con procesos de admisión altamente selectivos.

La Universidad de Bombay se cuela en el puesto nueve de la lista con 12 alumnos (la escuela de fuera de EEUU con mayor número de estudiantes ricos), le sigue la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres, la Universidad Estatal de Lomonosov, en Moscú y la ETH de Zurich, en Suiza.

Oxford y Cambridge, dos de las instituciones más prestigiosas del Reino Unido, no aparecieron en este ranking.

Como subraya N. García en ‘El Economista’, el estudio también muestra que por ser rico no eres más listo. El 35% de los multimillonarios en el mundo no han obtenido un título de licenciatura, algunos incluso no tienen ni estudios secundarios; el 42% se graduó con un título de grado, el 26% tiene un posgrado, el 21% ha terminado su MBA, y el 11% obtuvo un doctorado.

El informe Wealth-X destaca también que el 85% de los billonarios se ha graduado en más de 700 universidades de todo el mundo. Ninguno de ellos en España.
La liga de la hiedra

Los multimillonarios eligen las universidades de la liga de la hiedra porque gozan de un gran prestigio internacional y porque si pisan estas instituciones de alta alcurnia salen de ellas con un puesto en una gran multinacional.

En Harvard, la número dos pero más famosa que Pensilvania, cada año incrementa el número de solicitudes de matrícula, y mucho más desde que comenzó la crisis económica.

Estos últimos años han recibido más de 30.000 solicitudes de admisión por curso. Aún así, la universidad solo admite el 12% de candidatos cada año para no sobrepasar su política de ratios en las aulas. El Comité de Admisión es el que hace el trabajo duro de selección.

Para entrar en Harvard, además de pagar unos 31.000 euros de matricula, más unos 8.000 euros si se quiere vivir dentro del campus (según datos del curso 2012-2013), se revisarán criterios como liderazgo, distinción en actividades extracurriculares, experiencia laboral, un examen y una entrevista personal.

Aún así, no aseguran que puedas entrar y siempre quedará cruzar los dedos para estar entre los primeros de la lista de espera.

Unos 3.000 estudiantes de esta institución provienen de familias ricas que suman casi 700.000 millones de dólares (unos 560.000 millones de euros). Para los alumnos excelentes y sin recursos, las universidades de la Ivy League disponen de ayudas financieras.

Por ejemplo, en Princeton, los estudiantes de familias con ingresos inferiores a 75.000 dólares anuales (unos 59.000 euros) no pagan matricula.

Abandonaron sus estudios…

Al otro lado de la moneda están los ricos que no han querido estudiar o que no ha terminado sus carreras. Para ellos no tiene sentido la frase «estudia y triunfarás».

Algunos de los ejemplos más significativos son los siguientes: Amancio Ortega, dueño de Inditex y el más rico de Europa, abandonó sus estudios con 14 años para hacer recados en la tienda de su padre.

Richard Branson, conocido por su marca Virgin (con más de 360 empresas que forman Virgin Group), dejó los estudios a los 16 años.

Mark Zuckeberg, fundó la red social más importante del mundo y dejó sus estudios en Harvard en 2004 para dedicarse a su proyecto.

Michael Dell estudió Biología en la Universidad de Texas mientras vendía ordenadores. Abandonó la facultad y, en 1984, fundó la firma Dell con un millón de dólares.

El fundador de Apple, Steve Jobs, no terminó la universidad, pero murió siendo rico y el icono de la alta tecnología.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído