APROBADO EN EL CONSEJO DE MINISTROS

Cuatro claves para entender las consecuencias del 3+2

Permite a las universidades reducir la duración de los grados de cuatro a tres años, para adaptarse al modelo 3+2, con tres años de grado y dos de máste

Cuatro claves para entender las consecuencias del 3+2
José Ignacio wert

El Consejo de Ministros aprobó el viernes, 30 de enero de 2015, un decreto que permite a las universidades reducir la duración de los grados de cuatro a tres años, para adaptarse al modelo 3+2, con tres años de grado y dos de máster, aunque el ministro de Educación José Ignacio Wert aseguró que ésta no tendría porque ser la única combinación posible.

El nuevo modelo se adaptaría mejor a la idea del plan Bolonia de ofrecer grados más generalistas y centrar la especialidad en los másters, pero el ministerio tampoco ofrece ninguna medida para garantizarlo mientras la diversidad de títulos ofrecidos por las universidades se ha multiplicado desde la implantación del grado.

Las incógnitas ahora son diversas. ¿Cuáles son las consecuencias de pasar a grados de tres años? ¿Quién se beneficia? ¿Implicará un aumento de precios? ¿Mejorará la homologación internacional? ¿Es una nueva forma de recorte en la universidad? Ofrecemos cuatro claves para entenderlo:

¿A QUIÉN BENEFICIAN LOS GRADOS DE TRES AÑOS?

Un estudio realizado en 2010,anterior a la aplicación de Bolonia -que unificó prácticamente todas las carreras en grados de cuatro años-, por investigadoras del Grupo de Investigación en Educación y Trabajo de la UAB (GRET) mostraba las desigualdades de clase a la hora de acceder a los estudios superiores.

Los estudiantes de clase trabajadora eligen su carrera de forma diferente a los de clase media o alta y un factor clave -además de la inserción laboral o las posibilidades de éxito- era la duración. Los jóvenes de clase trabajadora apostaban mucho más a menudo por carreras de tres años, lo que entonces eran diplomaturas, títulos de maestros o ingenierías y arquitectura técnicas.

¿SERÁN MÁS CAROS LOS ESTUDIOS?

El ministro Wert ha asegurado que los grados de tres años representarán un ahorro para las familias. Es evidente que si no hay un cambio radical en el sistema de precios con un año menos los grados costarán menos que los de cuatro años. Sin embargo, la postura de los estudiantes que protestan contra la medida es que para tener una titulación equivalente a las antiguas licenciaturas deberán cursar no sólo un grado, sino también un máster.

El ministro, en cambio, asegura que sólo un 20% de los titulados apuesta por seguir su formación con un máster y no considera que esta situación pueda cambiar. Para este grupo de estudiantes el nuevo modelo representará, sin duda, un incremento importante con los actuales precios de máster.

¿HABRÁ UNA MEJOR HOMOLOGACIÓN?

Si el objetivo del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) -el popular plan Bolonia- era, como se decía, homologar titulaciones en los diversos países europeos, España no optó por el modelo más defendido. A pesar de implantar cambios importantes en las universidades en nombre del susodicho plan, optó por un modelo de grados de cuatro años y másters de uno. En cambio, ya en 2003 se acreditaba que el 80% de los 29 países firmantes de la Declaración de Bolonia habían optado por el modelo 3+2, como recuerdaun informe de 2007 de la Global University Network for Innovation (GUNI).

¿ES UNA FORMA DE RECORTE?

En respuesta a los periodistas, José Ignacio Wert declaró que este modelo no representa un ahorro para la administración del Estado, porque la financiación de las universidades corresponde a las comunidades autónomas. En todo caso, si el ministro considera que no se ampliará la proporción de titulados que optan por cursar másteres universitarios, esto implicará que un 80% de los estudiantes no pasarían del grado, aunque se reduzca de cuatro a tres años. Se trata de un volumen importante de estudiantes que pasarían a estar un año menos en la universidad.

–LEA EL ARTÍCULO COMPLETO EN ELDIARIO.ES–

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído