Los trámites para pasar a llamarse «València» continúan en el Ayuntamiento

Gracias al PSOE, el nombre oficial de la ciudad de Valencia ya no será en castellano

El pleno del Ayuntamiento de Valencia ha rechazado este 28 de julio de 2016 las cinco alegaciones presentadas al cambio oficial de su nombre en valenciano.

El Ayuntamiento de Valencia ha dado hoy un paso más en los trámites para cambiar la denominación oficial de la ciudad y que sea únicamente en valenciano, es decir, València, ignorando el bilingüismo que recoge la Constitución y el Estatuto de la Comunitat.

Una petición que se inició en el pleno del pasado marzo -por el que se retomaba un acuerdo de 1996- y que contó con el visto bueno de todos los grupos políticos.

La medida se ha adoptado con los votos a favor del tripartito formado por Compromís, PSPV y València en Comú, y la oposición del Partido Popular y Ciudadanos.

El tripartito ha justificado la decisión de apostar por la denominación València porque «se ha de cumplir legalidad establecida en el reglamento municipal aprobado en 1996. No tiene sentido desdecirnos de lo aprobado por unanimidad entonces», ha asegurado la concejala de Desarrollo Humano, Consol Castillo.

Tras el periodo de alegaciones, el hemiciclo del cap i casal ha votado en el pleno de hoy -en concreto en el punto 28- la resolución propuesta por la comisión de Desarrollo Humano, Educación, Juventud, Deportes y Cultura sobre los cinco escritos presentados, que pasa por rechazarlos y, por tanto, continuar adelante con los trámites administrativos.

Es decir, que la propuesta para el cambio de nomenclatura excluyendo el castellano pasaría ahora a la Conselleria de Justicia y Administración Pública que, a su vez, encargará un informe al órgano competente en materia de política lingüística, es decir, la Acadèmia Valenciana de la Llengua. Posteriormente, si el dictamen es favorable, se llevaría al pleno del Consell para su aprobación.

De momento, el informe elaborado por el gabinete municipal de Normalización Lingüística propone desestimar las alegaciones de la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV), Lo Rat Penat, la Associació d’Escritors en Llengua Valenciana y dos particulares y ratificar el acuerdo plenario del 31 de marzo. Sin embargo, la unanimidad de aquel día no ha sido hoy tal pues tanto el PP como Ciudadanos han mostrado sus discrepancias con el proceso.

Así, el PP, a través del concejal Cristóbal Grau, avanzó ayer que iban a solicitar que este punto quedara «pendiente» y se abordara más adelante con un informe técnico «como toca».

En este sentido, Grau explicó que el documento que se llevaba hoy al pleno no cuenta con ningún estudio técnico y mostró su sorpresa porque vaya con la firma única del alcalde, Joan Ribó, «que es quien parece que da contestación a las alegaciones».

El edil recordó que cuando se dio el respaldo al tripartito, Ribó señaló que se contaría con una opinión experta «al igual que cuando me pongo malo voy al médico, cuando me quiero hacer una casa voy al arquitecto».

Sin embargo, detalló Cristóbal Grau, «no hemos visto la voz de ningún experto».

Votación separada

El grupo municipal de Ciudadanos anunció que en septiembre presentará una moción para instar al tripartito a aplicar la cooficialidad de las dos lenguas, de forma que la denominación oficial esté en castellano y en valenciano, como sucede en la provincia.

Según detalló el portavoz de la formación, Fernando Giner, «este asunto se está yendo de las manos. Nosotros dimos el visto bueno al inicio de los trámites pero no estamos conformes con cómo se ha desarrollado».

Además, indicó que hoy iban a solicitar que se votaran las alegaciones por separado y que se incorporaran las de Lo Rat Penat y la Real Acadèmia de Cultura al informe municipal, que las resuelve conjuntamente al entender que están basadas en el análisis realizado por la sección de Lengua de la RACV.

Este estudio rechazaba la propuesta municipal con acento abierto sobre la ‘e’ ya que el topónimo en valenciano se pronuncia con la vocal cerrada y argumentaba una serie de razones históricas.

El informe de la RACV, además, apelaba al decreto 58/1992 del Consell en el que se señala que «La nueva denominación del municipio se adecuará a su tradición histórica y lingüística».

Sin embargo, el Ayuntamiento rechaza este planteamiento al recordar, entre otros aspectos, que el diccionario y la gramática normativos contemplan el nombre de ‘València’.

De hecho, el ‘Corpus toponímic valencià’ publicado por la AVL en 2009 estableció que esa era la denominación correcta y, el año pasado, al presentar un manual sobre la materia la Acadèmia recordó que la capital del Turia mantenía su nombre en situación irregular.

Con la decisión de excluir el castellano de la nomenclatura para cumplir con el Reglamento municipal sobre el uso y la normalización del valenciano, el Consistorio sigue la línea de municipios como A Coruña, Lleida o Girona en vez de optar por la cooficialidad que mantienen las capitales vascas.

Bilbao, por ejemplo, es el único nombre oficial en las dos lenguas -también en la vecina Pamplona- y San Sebastián y Vitoria emplean el nombre compuesto en castellano y en euskera.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído