El juez decreta una orden de detención de la madre española que escapó con sus hijos

Juana Rivas, de madre coraje y heroina de todos los medios a prófuga en ‘busca y captura’

Tras no presentarse a declarar este martes, la granadina será investigada por el delito de sustracción de menores

Juana Rivas, de madre coraje y heroina de todos los medios a prófuga en 'busca y captura'
Juana Rivas, la madre condenado por esconderse con sus hijos. EP

Juana Rivas, la vecina de la localidad granadina de Maracena en paradero desconocido desde que incumpliera el 26 de julio la orden judicial de entregar a sus hijos al padre, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar, no ha acudido este 8 de agosto de 2017 a la citación del Juzgado de Instrucción 2 de Granada, que mantiene abiertas diligencias por la vía penal para dirimir si ha incurrido en un delito penal de retención ilícita de menores.

A las dependencias judiciales de Caleta en Granada sí ha llegado a primera hora de la mañana de este martes su ex compañero sentimental y padre de sus hijos, Francesco Arcuri, que había sido citado también por el juzgado en el marco de esta investigación. Al no comparecer, la madre de Maracena se puede exponer a una orden de detención y presentación.

La comparecencia en sede judicial estaba prevista a partir de las 10,00 horas en el edificio de Caleta, donde tiene su sede el Juzgado de Instrucción 2 de Granada. Este tribunal se ha declarado hábil para este caso en el mes de agosto, después de que, en labores de guardia el pasado viernes 28 de julio, abriera diligencias previas para averiguar si la madre de Maracena ha podido cometer posibles delitos de desobediencia a la autoridad judicial; de sustracción interparental de menores y de violencia psicológica habitual contra los hijos.

A la llegada al juzgado, Arcuri no ha realizado declaraciones a los medios, y ha estado acompañado por el cónsul italiano en España, según ha explicado el abogado del padre de los menores, Adolfo Alonso, que ha reiterado la oferta de pacto que, en Italia, ha planteado su cliente a la madre de Maracena para que devuelva a los menores, ha indicado que el asunto ha adolecido de un «desenfoque absoluto» pues no corresponde con una cuestión de violencia de género, lo cual se ha utilizado en su opinión para «silenciar que estamos ante un secuestro interparental a menores».

Francesco Arcuri ha pedido finalmente una orden de detención al no haber acudido a la citación del Juzgado. Arcuri, condenado en 2009 por un delito de lesiones en el ámbito familiar, ha salido del juzgado pasadas las 11,00 horas, apoyado por varias decenas de personas de asociaciones por la custodia compartida, que le han animado al grito de ‘Todos somos Francesco’. Algo a lo que ha accedido la jueza en una decisión a última hora de la mañana.

El abogado de Arcuri ha señalado que, además de las «medidas de índole personal» solicitadas contra ella, se han pedido otras referidas a los niños, y a su entrega inmediata mediante intervención policial.

Ha explicado que Juana Rivas no ha acudido, ni tampoco ningún representante legal, justificándose esta ausencia en que no se le ha podido notificar la citación judicial al encontrarse en «paradero desconocido».

Ni Guardia Civil ni Policía han podido localizarla, según ha agregado el abogado.

Ante esta situación, el letrado ha pedido tres medidas, pasando la primera de ellas por la detención de Rivas para la celebración de una «vistilla» en la que determinar si se produce su ingreso en prisión.

Subsidiariamente, en caso de que no se estime oportuna esta medida por el juez, Adolfo Alonso ha interesado una orden de búsqueda y localización para ser puesta a disposición judicial. También ha solicitado una orden especial de prohibición de salida de los menores del espacio Schengen si no están acompañados por su padre.

Los menores, en su opinión, «están en situación de riesgo», y, en concreto, el mayor, de once años, «está mal» incluso «desde antes» de que la madre «tomara la decisión de sustraerse de la acción de la justicia». Pueden haber sufrido un «daño irreparable» en el marco de una situación que «puede no terminar bien», ha agregado Alonso.

En este sentido, ha señalado que Juana Rivas podría haber incurrido, además de en supuesta desobediencia a la autoridad judicial, en dos posibles delitos en el ámbito de la violencia familiar, como es el de maltrato psicológico al progenitor y a los menores. Existe, según ha avanzado también Alonso, la «discusión procesal» de si sería competente para la causa un Juzgado de Violencia sobre la Mujer o de Instrucción.

Alonso ha pedido, por último, «cordura» en esta nueva fase del proceso, y se ha mostrado convencido de que «no cabe otra lectura» de que, tras su incomparecencia en sede judicial, Rivas trata de ganar tiempo.

Coincidiendo con la cita judicial, considerada clave en este caso que tiene varios frentes abiertos, entre ellos un incidente excepcional de nulidad por la vía civil en la Audiencia Provincial, se han concentrado varias decenas de personas frente a los juzgados de Caleta, convocados por asociaciones como ‘Granada por la custodia compartida ya’. Un portavoz de este colectivo ha indicado que su intención no es tanto reivindicar la posición de Francesco Arcuri en este proceso, sino «los intereses de los menores» frente a la repercusión mediática del mismo.

El caso de Juana Rivas ha alcanzado una gran notoriedad mediática, con campañas en las redes sociales promovidas por grupos a su favor, como la que se dio a conocer con la etiqueta ‘Juana está en mi casa’ después de que incumpliera la orden judicial por la que había de devolver sus hijos a Arcuri.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído