El turismo no descansa nunca

El turismo no descansa nunca
Avión aterrizando Pixabay

Barcelona es cuna del turismo, de eso no hay duda. Y, a pesar de los atentados de mitad de agosto, la ciudad de Gaudí ha sabido mantener la cabeza alta y continuar recibiendo a miles de visitantes al día. Por esto mismo, muchos jóvenes deciden estudiar técnico superior en turismo, en el Centre Català Comercial (ACCC), donde les ofrecen una formación especializada en guía, información y asistencia turística.

La Costa del Sol, Madrid, Sevilla, Santiago de Compostela o Barcelona han sido tradicionalmente lugares muy visitados, tanto por el turismo extranjero como por el nacional. Las playas, el buen tiempo, la oferta cultural, la gastronomía o el carácter de la gente son valores que se han puesto de relieve y forman parte del escaparate de la marca España, tanto de puertas para adentro como de puertas para afuera.

Este año el turismo ha batido un nuevo récord. Durante los primeros siete meses de 2017, España recibió, nada más y nada menos, la cifra de 46,8 millones de visitantes extranjeros, según los últimos datos y cuatro de cada diez turistas eligieron Barcelona como destino. Este número supone un incremento de casi el 11% con respecto al año precedente. Y con el aumento de los visitantes, ha aumentado también este año el gasto medio.

Estos motivos hacen que cada vez sean más los jóvenes que elijan formarse en esta disciplina. El turismo ha evolucionado mucho en los últimos años, desde esos inicios de los años 60 cuando se comenzaba a escuchar el famoso slogan que ha sobrevivido a varias generaciones: «Spain is different!». Es en esta época cuando los expertos datan el nacimiento del turismo tal y como lo entendemos.

Ha evolucionado tanto que en los dos últimos años ha nacido la antítesis, la turistificación y turismofobia, dos vocablos que aún no están en la RAE y no sabremos si pronto estarán o no.

El caso es que el turismo es una fuente de ingresos para las ciudades y una muy buena salida profesional, donde se mezcla lo cultural y lo social o, si se quiere, antropológico. El ACCC – que tiene varios títulos formativos aparte del de turismo- señala algunas especialidades de trabajo, desde guía profesional hasta agente de desarrollo turístico local pasando por consultoría.

Y es que el turismo, a pesar de las últimas crisis, sigue generando mucho negocio y se reinventa cada vez, atrayendo a nuevos países o especializándose con temas. Los últimos hitos, como no podrían ser de otra manera, el turismo gastronómico o el turismo de tiendas – basta pensar en las personas que pasean por la milla de oro de Madrid o los autobuses de asiáticos que llegan a Las Rozas Village, un espacio en el noroeste de la capital lleno de outlets de grandes marcas internacionales.

Por eso es una apuesta segura, porque se reinventa. No hay otro sector que represente y caracterice tanto a nuestro país como el turismo. Si bien muchos se lamentan de que sea, justamente, algo intangible y no industrial una de las mayores fuentes de ingresos del país, tiene la gran ventaja de su capacidad de adaptación a los tiempos, algo que no podrían hacer sectores más rígidos y tangibles.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído